¿Existe el pensamiento latinoamericano?

Héctor Valle
Publicado el: 2024-02-05

Publicidad que nos ayuda a mantener el sitio.
Te invitamos a hacer click en el anuncio.
    


El pensamiento no tiene fronteras pero ciertamente la identidad asumida habilita un pensar libre y, a la vez, propio

      Facebook   





Aspectos del pensamiento de Tomás Eloy Martínez
por Héctor Valle

El pensamiento no tiene fronteras pero ciertamente la identidad asumida habilita un pensar libre y, a la vez, propio.

Ciertamente, vemos cómo alguna gente, motivada por un anhelo de mayor cohesión social y política en la región, bien busca un pensamiento propio para América Latina, como así también hay otra gente que procura un resurgimiento de las ideas latinoamericanistas.

Estando así las cosas, visitamos a ese pensador argentino llamado Tomás Eloy Martínez quien, con su habitual claridad expositiva y hondura conceptual, dice y dice bien respecto de no pocas instancias de la situación de nuestros pueblos.

Cuando Eloy, con altura de miras, advierte que el poder de hoy es iletrado, está dando un diagnóstico objetivo y certero.[i]

Dice más: ? El poder de hoy, a diferencia de la Argentina de hace un siglo, es iletrado. Al mismo tiempo desconfiado, sordo y ciego. Pero hay que comparar un poco?. Ahora bien, esto es extensivo a muchos de nuestros gobiernos e incluso en no menos casos de sus respectivas fuerzas opositoras, con honrosas excepciones.

Ahora bien, por más que otros especialistas vayan en busca, presumiblemente, de un pensamiento crítico ante un resurgimiento de las ideas latinoamericanistas, con la consiguiente creación de un núcleo de ideas muy fuerte, como bien dice el historiador Waldo Ansaldi[ii], los intelectuales debemos antes hacer oír nuestra voz para que la historia ?la propia historia que Ansaldi tan bien desarrolla en sus intervenciones públicas- llegue a todos.

Pero especialmente a los políticos que dirigen los destinos de nuestras naciones, porque el desconocimiento de la misma es tan dañino como inhabilitante para promover un pensamiento que pueda conllevar una comprensión cabal del presente para mejor ver el porvenir de nuestros pueblos.

Así y todo, necesitados de recordar nuestro pasado, es cierto también lo que Eloy Martínez dice respecto de la fácil invocación que hoy por hoy realizan unos y otros en la región respecto de Simón Bolívar ?él lo vincula con la reciente constitución de la Comunidad Sudamericana de Naciones, proyecto lanzado en la ciudad de Cuzco, Perú en diciembre del 2004.[iii]

En su habitual columna en el diario La Nación de Buenos Aires, Eloy promueve en la citada nota, primero la regeneración moral que la integración total y efectiva, puesto que como advierte con propiedad, la Comunidad Sudamericana de Naciones parte de una certeza de unidad, no de la duda bolivariana.

Presenta, a su vez, otros problemas asociados al primero a resolver, y que tienen que ver con la estabilidad institucional de las naciones bien como con la corrupción, factor no menos grave pero que, lamentablemente, está presente en todo Occidente.

Eloy reafirma lo que para Bolívar era central, la regeneración moral, algo que, nos dice el pensador argentino, no está presente en la lista de prioridades de la Comunidad, como no lo está, decimos nosotros en la de muchos gobiernos de nuestros pueblos.

Todo ello no habla en Eloy Martínez ni en nosotros de una postura contraria a la constitución de tal Comunidad sino a cómo muchas veces la prisa de una agenda omite aspectos centrales que luego, aunque trabajoso, resulta inevitable incluir antes los vaivenes a que justamente la débil constitución moral de no pocos dirigentes políticos lleva a que objetivos tan nobles terminen siendo letra muerta, algo que desde ya confiamos no ocurra en este caso. No otra vez.

Hora es, pues, que los gobiernos que hoy rigen los destinos de nuestras naciones como aquellos otros que próximamente los asuman -en países como el Uruguay donde se apresta a darse un cambio histórico en su conducción política-, se haga carne el discurso electoral, y la coherencia entre el pensar y el hacer marque, modestamente, un rumbo en la conducción de un pueblo que, poco a poco, pueda ser vista y tenida en cuenta por aquellos otros pueblos que aun o no pudieron darse tal estadio de sinceramiento ético o van camino de ello pero muy lentamente. Todo está por verse en ese sentido y, como corresponde, alentamos un espíritu esperanzado en la efectivización de tal acción republicana.

El argentino Eloy Martínez en su ensayo ?Defensa de la utopía?[iv], remarca la vinculación entre periodismo y pensamiento en América Latina, cuando dice que ?todos, absolutamente todos los escritores de América Latina fueron alguna vez periodistas. Y a la inversa: casi todos los grandes periodistas se convirtieron, tarde o temprano, en grandes escritores. Esa mutua fecundación?, constata Eloy, ?fue posible porque, para los escritores verdaderos, el periodismo nunca fue un mero modo de ganarse la vida sino un recurso providencial para GANAR la vida.? Y aquí tenemos un marcado acierto de este argentino que, a no dudar, es uno de nuestros pensadores vivos de mayor nivel.

El periodismo en América Latina no solamente está asociado, indisolublemente, a la mejor historia viva de su literatura como así también de su filosofía, a lo largo y a lo ancho de este crisol de pueblos que la componen.

Dice más Eloy Martínez, acercándose él, y nosotros con él, a lo que hoy queremos y debemos transmitir a todos, la imperiosa necesidad de visitar nuestra historia, la historia de nuestro pensamiento latinoamericano que no se adjetiva para excluir a nadie sino porque tiene identidad y altura pudiendo, pues, erguirse y ver más allá y más lejos, las posibles salidas a la desigualdad flagrante en que viven tantísima gente en esta tierra compartida.

Habla el argentino del periodista en estos términos: ?El periodismo encuentra su sistema actual de representación y la verdad de su lenguaje en el momento en que se impone una nueva ética. Según esa ética, el periodista no es un agente pasivo que observa la realidad y la comunica; no es una mera polea de transmisión entre las fuentes y el lector sino, ante todo, una voz a través de la cual se puede pensar la realidad, reconocer las emociones y las tensiones secretas de la realidad, entender el por qué y el para qué y el cómo de las cosas con el deslumbramiento de quien las está viendo por primera vez.?

Y agrega seguidamente: ?Siempre que las sociedades han estado a punto de cambiar de piel, los primeros síntomas de ese cambio han aparecido en la cultura.?

Este fuerte llamado de Eloy a la conciencia de todos nosotros, encuentra mayor repercusión, mejor acústica, si cabe, cuando advierte algo que por demás grave: ?Es en el orden de la cultura donde el neoliberalismo ha resultado más pernicioso en América Latina. Esperábamos que las consignas de libertad sirvieran para derribar muros, fronteras, para fortalecer la unidad de nuestras naciones a la sombra de un proyecto de bien común. Por lo contrario, estamos más divididos que nunca?, decía Eloy en el año 1996, ?hemos dejado de leernos los unos a los otros, porque las incesantes convulsiones de la realidad y la necesidad imperiosa de sobrevivir en un afuera siempre hostil nos consumen las energías y los sueños.?

Hemos dejado de leernos los unos a los otros.... ¿Quién recuerda hoy a un Alejandro Korn, a un Francisco Romero, a un José Gaos, a un Leopoldo Zea, a un Arturo Ardao, a un Euclides da Cunha?

¿Qué es lo que en verdad sabemos cuando desconocemos que existe un pensamiento latinoamericano desde hace tantísimo tiempo?

¿Será que efectivamente nos hemos vuelto iletrados y anecdóticos?

Aun falta más por difundir de un aspecto de la vasta obra en pensamiento, como así también la literaria, de Tomás Eloy Martínez.

En tal alocución, continúa afirmando algo que mantiene plena vigencia. Veamos:

?Hemos dejado de vernos, de oírnos, de conocernos. El modelo neoliberal ha tornado tan alto el precio de cualquier conocimiento que todo lo que podríamos ser se nos escapa de las manos días tras día. Se han acentuado los nacionalismos, los regionalismos, los fanatismos y todas esas odiosas vallas que tanto empobrecen la condición humana. Somos más débiles como naciones, porque ya no podemos negociar unidos con los poderes de las metrópolis, sino que debemos hacer todo por separado y a espaldas los unos de los otros.? Y esto es como un mazazo en la frente de los genuflexos de siempre pero hoy pululan por doquier, títeres con cargos, parias representando a naciones, de esos que todos conocemos pero que ninguno se anima a enjuiciar porque la modorra nos va ganando a todos, poco a poco, amenazando con adormecer, definitivamente, nuestra conciencia moral.

Y aquí está Bolívar, ese Bolívar que al principio de este ensayo trajéramos a colación a propósito de dichos de Eloy, y aquí también está Artigas, y todo aquel prohombre de nuestra historia que supo luchar ?y cómo- por el bien de todos, renunciando como pocos a la comodidad que produce el desinterés por el otro.

Nos está faltando vergüenza y coraje. Vergüenza para reconocer en la interioridad de nuestra conciencia la inacción que nos momifica y atrofia, y coraje, para emprender, modesta pero singularmente, desde nuestra condición de persona y de ciudadano, la responsabilidad que nos cabe, en nuestra esfera pública de acción, como copartícipes de cada una de nuestras sociedades.

Porque así y sólo así, es que pululan los caranchos, porque nosotros, con nuestra aquiescencia, que parte de nuestra desidia, posibilitamos que cada vez vuelen más y más lejos.

Respecto del periodismo, agrega Eloy que ?una de las secretas fuerzas del periodismo de buena ley es su capacidad para fortalecerse en la adversidad, para soslayar las censuras y las mordazas, para cantar cuatro verdades y seguir siendo incorruptible e insumisa cuando a su alrededor todos callan, se someten y se corrompen.?

Para agregar, más adelante: ?Cuando el Poder se declara iletrado, cuando el Poder no lee, la escritura no lo lastima. Algunas democracias neoliberales han asimilado esa lección.? Ciertamente no es nada fácil ser periodista, porque el control mediático, la censura pasa por otros andariveles, la distribución de las pautas publicitarias, el logro de espacios en radio o en televisión donde emitir uno su opinión, algo nada fácil en estas latitudes donde pocas familias controlan la mayor parte de los medios de comunicación escritos, orales y televisivos ? TV abierta y cerrada, también-.

Qué pena da un periodista, un escritor, un pensador cuando, con mil pretextos muchas veces realmente atendibles, abandona su lugar para guarecerse en un empleo, en un contrato, en una dádiva del poder de turno. Qué pena da ese compañero que ha abandonado su puesto de lucha cívica, porque su vacío no podrá nunca ser llenado por otro.

Dice Eloy, poco después en este discurso que como verán se trata de un ensayo denso importante y de valor permanente para todos nosotros: ?¿Qué sentido tendría proteger a la democracia privándola de su razón de ser: la libertad de pensar, de expresar, de saber? ¿Para qué queremos la democracia si no nos atrevemos a vivirla?

Oigamos el eco de nuestra conciencia: si no nos atrevemos a vivirla.

Continúa el argentino con estas palabras: ?Hay que cuidar las formas, me repetía un jefe de redacción en el diario donde me inicié cuando era adolescente. Hay que conciliar, me decía, hay que entender el juego del Poder. Esa fue la primera enseñanza contra la cual me sublevé. Siempre he pensado (y éste es un tema para discutir largamente) que el periodismo no tiene sino dos formas que cuidar: la de su herramienta ?el lenguaje-; y la de su ética, que no responde a otro interés que el de la verdad. No tiene por qué conciliar, con nada ni con nadie. Su misión es en eso idéntica a la del artista: revelar los abismos y las luces más secretos del hombre, agitar las aguas, estimular la imaginación, provocar el cambio, luchar sin sosiego para que las perezas y los conformismos que adormecen la inteligencia sean derribados con el mismo estrépito liberador que hace tres milenios hizo caer las murallas de Jericó.?

Para agregar luego que ?en el periodista, entonces, hay una alianza de fidelidades: fidelidad a la propia conciencia, fidelidad al lector y fidelidad a la verdad.? Y añade, en otro pasaje, algo crucial: ?Porque, a semejanza del artista, el periodista es también un productor de pensamiento. En este fin de siglo neoliberal? (recordemos fue escrito en el año 1996) ?tan orgulloso de sus certezas, tan convencido de que ya hemos llegado al ?fin de la historia ?, la cultura tiene la misión de ver la realidad como una enorme interrogación, como una perpetua duda, y de imaginar el futuro como una incesante utopía. El hombre se ha movido en las oscuridades de la historia a golpes de utopía y la utopía es lo que ha permitido al hombre seguir teniendo fe en la historia.?

Que me disculpe Eloy Martínez por reproducir tantos y tan extensos pasajes de este su ensayo Defensa de la Utopía pero ¿cómo no hacerlo? ¿cómo no llevar su voz, a través de estas líneas para que usted advierta como yo de la importancia crucial que el pensamiento tiene en América Latina, un pensamiento que viene de su historia que es, a no dudar, la historia de su filosofía, una filosofía de lo concreto, una filosofía que despejada de etiquetas y anteojeras va en procura de la verdad sin apelar a amiguismos que reduzcan el angular por el cual podamos apreciar un aspecto más de la realidad que nos conmueve.

Porque el pensamiento o si prefiere, la filosofía latinoamericana es aquella que cavila en torno a lo concreto de los problemas que la vida presenta a nuestra gente antes que sobre abstracciones. Tal ha sido, tal es y seguirá siendo el hilo del pensar en nuestra América.

América que conjuga como nadie periodismo, literatura y filosofía para ser un solo pensamiento con diferentes aspectos y llegadas.

América, nuestra América, la América Latina que ya en la primera mitad del siglo XIX se expresara en este sentido a través de Juan Bautista Alberdi cuando, desde Montevideo, dijera aquello que nuestro Maestro Arturo Ardao utilizada como epígrafe del ensayo ?El latinoamericanismo filosófico, de ayer a hoy?, presente en su obra ?La inteligencia latinoamericana?.

Dice Alberdi: ?Es así como ha existido una filosofía oriental, una filosofía griega, una filosofía romana, una filosofía alemana, una filosofía inglesa, una filosofía francesa y como es necesario que exista una filosofía americana. Hemos nombrado la filosofía americana y es preciso que hagamos ver que ella puede existir.? Lo dijo este prohombre americano en el año 1840.

Pero quiso el Maestro Ardao no reducir en el epígrafe algo tan importante a un aspecto, razón por la cual colocó una segunda cita, esta vez del chileno Andrés Bello: ?Dirán: la América no ha sacudido aun sus cadenas; se arrastra sobre nuestras huellas con los ojos vendados; no respira en sus obras un pensamiento propio, nada original, nada característico; remeda las formas de nuestra filosofía, y no se apropia su espíritu... Aspirad a la independencia del pensamiento... Esa es la primera filosofía que debemos aprender de la Europa.? Lo dijo, Andrés Bello, en la ciudad de Santiago de Chile, allá por el año de 1848.

¿Existe pues el pensamiento latinoamericano? Claro que sí, pero sólo si lo mantenemos vivo, incluso adecuándolo e incorporándole aspectos de estos tiempos, y para ello hay que recordarlo y para tal acción hay que mirar en lo hondo de nuestra conciencia latinoamericana, de nuestras raíces históricas.

Ah, yo creo que debemos visitar nuestra historia a fin de entender mejor nuestro presente activo y entendernos mejor a nosotros mismos, y coincido plenamente con Eloy Martínez en que la primera tarea nuestra es de regeneración moral para luego ir en pos de la integración.

[i] Diario La Nación, Buenos Aires, domingo 29 de agosto de 2004, entrevista al pensador Tomás Eloy Martínez.
[ii] Diario Clarín, Buenos Aires, lunes 11 de octubre de 2004, entrevista al historiador Waldo
Ansaldi.
[iii] Diario La Nación, Buenos Aires, miércoles 29 de diciembre de 2004, ?Bolívar quería otra cosa?, por Tomás Eloy Martínez.
[iv] Tomás Eloy Martínez, discurso ofrecido en el Taller-Seminario ?Situaciones de crisis en medios impresos, dictado en Santa Fe de Bogotá del 11 al 15 de marzo de 1996.


hectorvalle@adinet.com.uy



Comentarios sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2011. Política de uso de Antroposmoderno