La Ilustración como racionalidad comunicativa en la Filosofía de Jürgen Habermas.

Angelina Uzín Olleros.
angelinauzin@hotmail.com.
Publicado el: 2003-12-10


       Facebook               Texto en Word 


    


Jürgen Habermas fue galardonado por la ciudad de Frankfurt con el premio “Theodor W. Adorno”, en ocasión de recibirlo en septiembre del año 1980 dio una conferencia







La Ilustración como racionalidad comunicativa en la Filosofía de Jürgen Habermas.

Por Angelina Uzín Olleros. (*)

angelinauzin@hotmail.com

Jürgen Habermas fue galardonado por la ciudad de Frankfurt con el premio ?Theodor W. Adorno?, en ocasión de recibirlo en septiembre del año 1980 dio una conferencia bajo el título ?La modernidad un proyecto incompleto?, en él resulta evidente el destino de la alocución.

Comienza diciendo que el diagnóstico de nuestro tiempo es que la ?postmodernidad se presenta claramente como antimodernidad?.

En primer lugar, se dedica a reconstruir los intentos de diferenciarse de los clásicos o la antigüedad clásica, ser moderno requiere de esa distinción. Pero este esfuerzo ha sido llevado adelante con mayor tenacidad por la historia del arte; esto hace que la relación entre lo clásico y lo moderno haya perdido una referencia histórica fija. Las vanguardias estéticas deben aventurarse a lo desconcertante, a la exaltación del presente en una conciencia cambiada del tiempo.

?La modernidad se rebela contra las funciones normalizadoras de la tradición; la modernidad vive de la experiencia de rebelarse contra todo lo que es normativo. Esta revuelta es una forma de neutralizar las pautas de la moralidad y la utilidad. La conciencia estética representa continuamente un drama dialéctico entre el secreto y el escándalo público, le fascina el horror que acompaña el acto de profanar y, no obstante, siempre huye de los resultados triviales de la profanación.? (HABERMAS, Jürgen. La modernidad un proyecto incompleto. En VVAA La posmodernidad. Barcelona. Kairós. 1986. P. 22).

Inspirado en el surrealismo estético el filósofo Walter Benjamin construye una relación entre historia y modernidad en términos de una ?actitud posthistoricista?. Pero la existencia de una postvanguardia, en expresiones de crítica del arte, no debe llevarnos necesariamente a un período de postmodernidad.

Los neoconservadores preocupados por las manifestaciones culturales llevadas a cabo por el modernismo se plantean la pregunta acerca de cómo es posible que surjan normas en la sociedad que limiten el libertinaje, el hedonismo y que restablezcan ?la ética de la disciplina y el trabajo?. Para Daniel Bell la solución estaría dada por un renacimiento religioso que restablezca los valores tradicionales del esfuerzo y el orden social.

Mientras que, para los neoconservadores, las normas a rescatar están guiadas por una racionalidad económica y administrativa; para Habermas ?Las tareas de transmitir una tradición cultural, de la integración social y de la socialización requieren la adhesión a lo que denomino racionalidad comunicativa?. (HABERMAS, Jürgen. Obra citada. P. 26).

En definitiva los neoconservadores ven en las dificultades que aparecen en la cultura moderna la necesidad de arribar a una postmodernidad o tirar por la borda la misma modernidad.

Las principales tesis que defienden los neoconservadores son: que la ciencia queda exenta de sentido para la orientación de masas; la política debe mantenerse alejada de la justificación moral o práctica y, que la pura inmanencia del arte pone en tela de juicio que tenga un contenido utópico.

En síntesis, en el horizonte neoconservador, la esfera ética queda separada de la actividad científica y del desempeño político; lo que deja imposibilitado al campo de la razón práctica de llevar a cabo ninguna evaluación en términos ético-políticos de las actividades científico-técnicas.

En contraposición al planteo neoconservador, Habermas rescata el análisis de Weber al respecto.

Para Max Weber la modernidad cultural es la separación de la razón sustantiva expresada por la religión y la metafísica en tres esferas autónomas: la ciencia, la moralidad y el arte. Con relación a estas esferas aparecen las ?estructuras de la racionalidad? las que a su vez se encuentran bajo el control de especialistas, estas son la congnoscitiva-instrumental; la moral-práctica y la estética-expresiva.

Estas racionalidades al estar separadas entre sí y al encontrarse en manos de especialistas, provocan una separación discursiva en términos de lenguajes técnicos, llevando la incomunicación entre ellas a que se encuentren en proyectos paralelos. De seguir así, no sería posible el proyecto que propone Habermas, de universalizar reglas en términos de acción comunicativa, para unificar el proyecto moderno de la razón práctica (ético-normativa).

El arte burgués tuvo al menos dos aspiraciones, una era la necesidad de educarse que tenía el lego que gozaba del arte para transformarse en un experto; la otra era que debía comportarse como un consumidor competente de obras de arte para vincularlas desde la experiencia estética con los problemas de su propia vida.

Para Habermas la recepción del arte es sólo uno de al menos tres de los aspectos de la cultura moderna; por lo que considera que el proyecto de la modernidad aún no se ha completado.

Ya sea a través de la consigna estética ?no hay nada nuevo por hacer? o por medio de la crítica radical de la razón; se paga un alto precio al despedirse de la modernidad en términos normativos.

El programa de Kant, según Habermas, pone a la base de sus tres críticas un planteamiento articulado en términos de filosofía de la reflexión. ?Por vía de crítica, la razón fundamenta la posibilidad de conocimiento objetivo, de intelección moral y de evaluación estética, cerciorándose no sólo de sus propias facultades subjetivas ? no se limita sólo a hacer transparente la arquitectónica de la razón ? sino adoptando también el papel de un juez supremo frente a la cultura en su conjunto?. (HABERMAS, Jürgen. El discurso filosófico de la modernidad . Buenos Aires. Taurus. 1989. P. 31 #).

Pero la filosofía deslinda entre sí las esferas culturales que son la ciencia y la técnica, el derecho y la moral, el arte y la crítica del arte bajo puntos de vista formales. La crítica de la crítica toma la obra de Kant por separado, y es más recurrente el ejercicio crítico a la crítica del juicio que a la de la razón práctica.

Kant no ve las separaciones impuestas por el principio de la subjetividad, para él son diferenciaciones que se producen dentro de la razón, pero esta separación que desgarra el mundo de la vida lo advierte Hegel en su crítica al idealismo subjetivo. ?Pues si la modernidad ha de fundamentarse a partir de sí misma, Hegel no tiene más remedio que desarrollar el concepto crítico de la modernidad a partir de la dialéctica inmanente al propio principio de la Ilustración.? (HABERMAS, Jürgen. Obra citada. P. 34 #).

En Kant se expresa la autocomprensión de la modernidad, aunque él no pudiera ver el desgarramiento del mundo moderno al separarse la esfera del saber, de la esfera de la fe, y el comercio social de la convivencia cotidiana. Volver a reunir la ciencia, la moral y el arte significan la apuesta a poder comprender el mundo en cuestiones de verdad, de justicia y de gusto a través de una convención que globalice la igualdad de oportunidades en vez de globalizar el privilegio de unos pocos a vivir bien, a costa de las injusticias propias de las reglas de mercado puestas en el centro de la escena política. Esto último expresa la intención de Habermas en términos de "acción comunicativa", un concepto acuñado por el prestigioso filósofo alemán de la Escuela de Frankfurt.


(*) Profesora de Antropología Filosófica y Ética. UADER. Epistemología de las Ciencias Sociales. UCU. E-mail: angelinauzin@hotmail.com.



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno