Inicio Textos Biografías Música Multimedia Fundadores Objetivos Contáctenos Subscripción

LA PREGUNTA POR EL SER, EN HEIDEGGER**

Juan Cepeda H.
ictys@colombia.com
Publicado el: 2003-07-07

    

Una «explicación de la pregunta que interroga por el sentido del ser», parece -a primera vista- que es lo que intenta Martin Heidegger

      Facebook    visitantes online.




LA PREGUNTA POR EL SER,
EN HEIDEGGER**

COMENTARIO A LA INTRODUCCION DE SEIN UND ZEIT
Juan Cepeda H.
ictys@colombia.com

Por segunda vez la filosofía se encuentra impotente ante la pregunta por el ser.

Th. W. ADORNO*.

§1. Una «explicación de la pregunta que interroga por el sentido del ser», parece -a primera vista- que es lo que intenta Martin Heidegger en la Introducción a su clásica obra de 1927. Seguramente porque, durante los días en que tomé en primera oportunidad «Ser y Tiempo», cursaba hermenéutica filosófica en la universidad, pregunté inmediatamente: En verdad, ¿qué busca Heidegger: explicar la pregunta que interroga por el sentido del ser, o explicar el sentido de la pregunta que interroga por el ser? Comprendí, entonces, que detrás del título a aquella introducción se encerraba todo un problema hermenéutico, debido a que una cosa es atender al interrogante que pregunta por un sentido y otra, muy diferente, es atender al sentido del interrogante, hecho que de alguna forma entrevió el filósofo alemán pero no acató en analizar correctamente. Tiempo después, rumiando el mismo problema di en analizar su complejidad, alcanzando a diferenciar las siguientes cuestiones:

1. La pregunta que interroga por el ser.
2. La pregunta que interroga por el sentido del ser.
3. La pregunta que interroga por el sentido de la pregunta 1.
4. La pregunta que interroga por el sentido de la pregunta 2.
5. Otra pregunta: la que interroga por el sentido de tales preguntas.
La cuestión 5 se produce, necesariamente en el mismo contexto hermenéutico, debido a que explicar el sentido de las preguntas no implica, en manera alguna, dar respuesta al interrogante que cada una plantea; es precisamente por esto mismo que Heidegger intenta la explicación de una pregunta (en su Introducción a Sein und Zeit) previendo que la respuesta sólo la propondría en el contenido propiamente dicho de su libro, el cual prometió desarrollar en dos partes y que, valga decirlo, ni siquiera culminó integralmente la primera de ellas. La cuestión, pues, de ¿qué sentido tiene hacer tales preguntas?, resulta de una importancia capital: implica suponer la especificidad de cada interrogante; implica suponer que cada interrogante está preguntando por algo diferente; implica suponer, en fin, una respuesta apropiada a cada interrogante. Si no tenemos en cuenta esta realidad (por demás, propia de todo proceso del comprender) puede fácilmente divagarse de lado a lado en el enigmático mar ontológico sin poder estabilizar la aguja de la brújula que nos indique el correcto horizonte tras del cual navegaremos con seguridad; éste es, pues, un sentido de ubicación; si se quiere: de dirección. Hacer tantas preguntas tiene como finalidad ubicarnos sobre el campo preciso y asegurar lo mejor posible que «ponemos los pies sobre la tierra» y que «abrimos los ojos» para determinar qué es lo que queremos hacer, qué es lo que queremos preguntar, qué es lo que buscamos responder.

§2. La mencionada «explicación de la pregunta que interroga por el sentido del ser» de Heidegger, al parecer -por ahora- la segunda de nuestras cuestiones planteadas, la efectúa el autor en dos capítulos: primero, «necesidad, estructura y preeminencia de la pregunta que interroga por el ser»; segundo, «el doble problema del desarrollo de la pregunta que interroga por el ser». Como se observa, por los meros títulos de dichos capítulos, parece que en ellos el horizonte es el de nuestra primera cuestión. Así las cosas, se nota ya la necesidad de las cuestiones 3 y 4, es decir, la especificación de los sentidos que posee cada uno de los interrogantes (valga la pena citar: el interrogante que pregunta por el ser y el interrogante que pregunta por el sentido del ser, donde esta última cuestión implica, por ejemplo, el sentido que tiene el ser en la ontología de Heidegger, el sentido que tiene el ser en la metafísica clásica, particularmente en santo Tomás y Francisco Suárez, y el sentido que tiene el ser en la originaria propuesta aristotélica). El sentido del interrogante que pregunta por el sentido del ser, implica el horizonte hermenéutico del paradigma contemporáneo del filosofar, mientras el sentido del interrogante que pregunta por el ser, indica -en principio- que la pregunta se lanza sin más, pura y escuetamente, tal vez también desde un contexto de ingenuidad racional; como vemos, no es accidental ni «porque sí» diferenciar dichos sentidos: las cuestiones 3 y 4 posibilitan enfocarnos adecuadamente en la investigación de las dos primeras cuestiones.

§3. Sin embargo, pasando por alto este detalle de profunda significación, Heidegger se da a la tarea de «mostrar» la necesidad, estructura y preeminencia de la pregunta que interroga por el ser. «Reiterar la pregunta que interroga por el ser quiere decir, por ende, esto: desarrollar de una buena vez y de una manera suficiente la pregunta misma»; así finaliza el primer parágrafo, e inicia el siguiente de esta forma: «Hay que hacer la pregunta que interroga por el sentido del ser». Lo citado es suficiente para sentar la tesis de que, definitivamente, Heidegger consideró idénticas las cuestiones 1 y 2 -a que nos referimos-, es decir, que no se cuestionó por sus sentidos seguramente diferentes (cuestiones 3 y 4), hecho que se puede corroborar con una lectura atenta de la citada Introducción.

Este no tener en cuenta el sentido de la pregunta, acarreará lógicamente cierta falta de sentido en la respuesta. Veamos, como ejemplo, algunas afirmaciones de Heidegger en este segundo parágrafo:

No sabemos lo que quiere decir ?ser?
Cuando preguntamos ?¿qué es ?ser???, nos mantenemos en cierta comprensión del ?es?, sin que podamos fijar en conceptos lo que el ?es? significa
[?] el concepto del ser
[?] al preguntar por el ser [?]
Aquello de que se pregunta es el ser
El ser de los entes
[?] pedirá aquello que se pregunta, el sentido del ser, un repertorio peculiar de conceptos
Ser quiere decir ser de los entes;

¿qué pensar?; surgen, pues, algunas preguntas: ¿no sabemos lo que quiere decir ser, pero - y a la vez - ser quiere decir ser de los entes? ¿?Ser? es unívoco con ?es?? ¿En verdad, habrá diferencia esencial entre ser y sentido de ser? ¿Qué quiere decir ente? Estos interrogantes, por lo menos, quedan también sin respuesta en el citado texto heideggeriano.

A partir del octavo párrafo (de éste parágrafo), en cambio, sí va dilucidándose el sentido que busca dar a conocer Heidegger; al pensador alemán no le interesa la pregunta por el ser (¡absolutamente!) cuanto sí, por lo que se verá, la pregunta por el sentido del ser, pero tampoco la pregunta misma como tal, cuyo interés quedará opacado en el desarrollo de su obra, sino el sentido del ser que se conduce al ser, es decir -en sus propios términos- del ente que pregunta el ser desde su ser. En el párrafo siguiente deja totalmente explícita su intención, en una afirmación sobre la cual se levanta toda la arquitectura de Sein und Zeit, a saber: «Este ente que somos en cada caso nosotros mismos y que tiene entre otros rasgos la ?posibilidad de ser? del preguntar, lo designamos con el término ?ser ahí?».

§4. Según Heidegger y la ontología contemporánea, a la pregunta (y aquí me refiero a cualquiera de las preguntas, pues como está claro el autor no ha especificado ninguna de ellas) le es inmanente el ente que hace la pregunta. Todo el interés mostrado hasta aquí por Heidegger, no ha sido el interés por reiterar la pregunta propia de la ciencia que se ocupa del ser, sino por darle un sentido particular a partir del cual levantaría y fundamentaría sus tesis (esfuerzo sincero y riguroso que elabora el filósofo para hacer filosofía).

«Hasta aquí se motivó la necesidad de reiterar la pregunta» afirma Heidegger al iniciar el segundo párrafo del tercer parágrafo, como si quisiese decir veladamente: «ya no nos interesa esa necesidad como tal ? reiterar la pregunta nos ha llevado a darle un sentido éntico (óntico) a dicha pregunta y éste será ahora mi interés». Es así como ya encontramos al autor fundamentando ontológica y ónticamente su pregunta (parágrafos 3 y 4) lo que le permitirá proponer una interpretación del ser desde su existencia, ser-ahí, y posibilitar una destrucción de la historia de la ontología (parágrafo 6). La dicha destrucción que realizaría explícitamente el autor en la segunda parte de Sein und Zeit, como ya dijimos, nunca la realizó; la interpretación existencialista del ser viró, naturalmente, hacia una ontología antropocéntrica o, más exactamente, hacia una antropología ontológica, hecho del cual no debemos maravillarnos pues, así, era uno de los objetivos de Heidegger, como quedó explícito en el séptimo párrafo del parágrafo 5 de la obra citada.

§5. La pregunta por el ser (así, no más, sin concretizar aún cuál) de nuevo está «sobre el tapete». Heidegger ha hecho que el interés por tal interrogante recobre actualidad. Por su respuesta continuamos tan perplejos como Platón. Aristóteles atisbó la respuesta, pero veinticuatro siglos después nuestro pensador alemán hizo notar que ni siquiera la pregunta estaba correctamente formulada; según los filósofos contemporáneos, Heidegger se ha acercado a la respuesta -y así, hoy, creemos resuelto el enigma- pero en verdad este filósofo lo que hizo fue postular una analítica del ahí del ser que como se ha visto no va más allá de una antropología ontológica que de manera alguna ha aprehendido la respuesta a tan esquiva pregunta y que, además, no es respuesta a ninguna de las cuestiones ya mencionadas, pues Sein und Zeit busca resolver una cuestión previa -al parecer- de cualquier pregunta propiamente metafísica.

Además (y para detener aquí esta disertación) considero de un profundo sentido y de gran valor, por lo menos citar, aquella cuestión que sugiere tangencialmente Heidegger en el segundo párrafo del parágrafo 3: «Mas cabe que se quiera saber para qué pueda servir esta pregunta».

Juan Cepeda H.
ictys@colombia.com

Comentarios sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2011. Política de uso de Antroposmoderno