Derechos Humanos y Justicia: Una plaza para Víctor Noé

Alberto Noé
albertonoe@irion.com.br
Publicado el: 2003-12-03


       Facebook               Texto en Word 


    


El 30 de agosto de 2002, se inauguró la Plaza Dr. Víctor Jacobo Noé, en el barrio Lujan, en la ciudad de Salta, Argentina, patrocinada por el Colegio de Abogados de Salta...




Derechos Humanos y Justicia: Una plaza para Víctor Noé

Alberto Noé (*)

albertonoe@irion.com.br


El 30 de agosto de 2002, se inauguró la Plaza Dr. Víctor Jacobo Noé, en el barrio Lujan, en la ciudad de Salta, Argentina, patrocinada por el Colegio de Abogados de Salta y por la Municipalidad de la Ciudad de Salta, un justo homenaje a mi querido hermano, el abogado salteño Víctor Noé, secuestrado y desaparecido por la dictadura militar de los anos 70. Como sostienen los principios éticos que guían la vida de las sociedades civilizadas, los pueblos siempre deben recordar y jamás olvidar las violaciones a los derechos humanos. Con ese objetivo de recordar y nunca más olvidar, trazo en esta carta una breve historia de su vida. Cuando lo
secuestraron, el día 26 de octubre de 1976, en la esquina de la vieja
Confitería del Molino en Buenos Aires, tenía 28 años, vivía en la Capital
Federal, porque la Triple A lo amenazó en Salta, y como no podía ejercer
públicamente su profesión de abogado, era profesor en Buenos Aires.
Fue dirigente estudiantil de la Facultad de Derecho de la Universidad
Nacional de Tucumán, presidente del Centro de Estudiantes, y se graduó de
abogado con medalla de oro de la Facultad. Era tan buen alumno que, cuando
se presentaba a rendir examen, los alumnos llenaban el aula para escucharlo
y tomar apuntes para sus exámenes. Era muy sensible a los excluidos
sociales, a tal punto que cuando era líder de la comisión directiva que
administraba el Comedor Universitario, propuso y consiguió abrir sus puertas
a los obreros en huelga de la Federación de Obreros y Trabajadores de la Industria Azucarera - FOTIA, lo cual le granjeó la admiración y la
simpatía de numerosos obreros que lo recuerdan hasta el día de hoy. Cuando
yo vivía exiliado en México, al saber de esta trágica noticia, me conecté
con Raimundo Ongaro, que vivía en París y a través de él me comuniqué con
Julio Cortázar quien fue el que denunció públicamente en una conferencia de
prensa en París, el secuestro de Víctor, y durante muchos años Cortázar
permanentemente denunciaba en los foros internacionales su caso, lo adoptó
como si fuese un hijo que nunca tuvo. La personalidad de Víctor puede
describirse como un ser humano siempre abierto al dolor de los desposeídos,
siempre generoso con su conocimiento, culto e inteligente, su ética judía
siempre lo impulsó a luchar por la paz entre árabes y judíos, ya que pensaba
que la guerra era la peor de las soluciones. Por otra parte, siempre se
manifestaba por la democratización de la Justicia, sus sueños eran poner su
bufete de abogado al servicio de los humildes, por eso lo mataron. Porque es importante conservar la memoria de gente como Víctor
Noé, que cayó por haberse identificado con aquella estrofa de un viejo poema
de Octavio Paz que dice así: ``Quién ha visto la esperanza, no la olvida, la
busca, bajo todos los cielos y en todas las gentes??.
Así, una plaza testimonia su figura, engrandecida por la presencia diaria de niños que juegan, adolescentes y jóvenes que encuentran en ella un espacio de amor y los adultos que comienzan a recordar poco a poco las luchas de un pueblo oprimido y excluido, buscando el camino adecuado para construir una sociedad justa y solidaria. Ese era el sueño de Víctor Noé. Cuando era niño también jugaba en una plaza, muy cerca donde estaba la vieja Biblioteca Provincial Victorino de la Plaza en la calle Alvarado de la ciudad de Salta, donde se reunía con sus amigos para jugar, bañado de libros y de cultura. Su niñez transcurrió así entre la Escuela Zorrilla, la Plaza 9 de Julio y la querida Biblioteca. Siempre nos decía que era feliz jugando en medio de los libros, que fue la puerta abierta para el conocimiento, era inmenso el acerbo, esto nos recuerda una antigua metáfora de un rabino de Praga que decía así: ...."si una persona entra en una perfumería, aunque no compre nada, probablemente saldrá perfumado".
Sin embargo, muchas veces lo encontraba triste por que muchos niños pobres, estaban excluidos de las aventuras del conocimiento, y me preguntaba como era posible tamaña injusticia.
Entonces, no es casual que en su adolescencia, atravesando nuestro querido y recordado Colegio Nacional, se destacó como uno de sus mejores alumnos.
Cuando ingresó a la Facultad de Derecho, casi al final de la década del sesenta, en los años dorados. cuando las luchas estudiantiles y obreras recorrían el mundo con las banderas de la esperanza para vivir con dignidad, Víctor conoció la injusticia y la explotación de los obreros azucareros, los condenados de la tierra y no tuvo dudas sobre ellos: se integró a sus luchas para combatir el miedo y la desesperanza frente a un escenario dictatorial que empobrecía a los obreros casi al limite de las condiciones inhumanas de la miseria.
Por eso lo recordamos , porque Víctor fue uno de los mas importantes dirigentes del Tucumanazo, importante movimiento social donde convergieron obreros y estudiantes, luchando contra una dictadura militar que preanunciaba años sombríos para nuestro país. Además y esto es muy importante subrayar, Víctor no solamente se destacaba como dirigente estudiantil sino también como un alumno ejemplar en la Facultad de Derecho. Todos podemos preguntarnos como hacía para integrar la militancia con sus estudios ya que en ambos casos era una figura ejemplar.
Y recuerdo que un día me respondió que para ser un buen dirigente debería ser un buen alumno y sus exámenes sirvieron para muchos de sus compañeros de estudios, un escenario necesario para aprobar las diversas materias de la Facultad de Derecho. Claro que su visión del abogado clásico no entraba en su personalidad, estaba identificado con aquellos abogados preocupados con el destino de los desposeídos y los excluidos, y aquí surge sin dudas, la figura del Dr. Silvio Frondizi con quien Víctor tuvo no solo la oportunidad de conocerlo sino de presentarlo a sus compañeros de militancia y de estudios en la Universidad Nacional de Tucumán como un abogado ejemplar.
Entonces, ¿que significa esta plaza? La respuesta deberá estar contenida en la metáfora de la biblioteca, la utopía del conocimiento al servicio de los oprimidos, de los humildes, de los obreros, en fin del vecindario del Barrio Luján a quien dedico este texto.
(*) Doctor en Sociología ? Universidade de São Paulo
Profesor del Departamento de Ciencias Políticas - UFF



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno