ANTROPOSMODERNO

    Sergio P. Fernández. Doctor (c) en Filosofía (Universidad de Chile). Profesor Universidad Diego Portales

    El Psicoanálisis como Programa de Investigación Científica (PIC)

    Estos aportes de la filosofía acerca de la naturaleza del conocimiento psicoanalítico no han resuelto los enigmas de la epistemología del psicoanálisis, pero haremos un último intento por sobrepasar los malentendidos del filósofo (que no es profesional del psicoanálisis) que igual se aplican al profesional de la psicología (que no es filósofo de la ciencia). Hemos visto que Popper (1959) negó al psicoanálisis el estatuto de ciencia: los datos del psicoanálisis no son falsables, y por lo tanto no son científicos. Popper era uno de los mas claros voceros del "objetivismo" en filosofía de la ciencia, consideraba a la ciencia como un quehacer impersonal ajeno a lo que desdeñosamente llamaba "psicologismo". Si bien admitió que es personal e histórico el cómo se llega a una teoría científica (contexto de descubrimiento) distinguió de manera tajante la creación de una teoría de los métodos empleados para someterla a examen y la validez de los resultados (contexto de validación o justificación lógica). Sólo esto último es asunto de la ciencia: acercarse lo más posible a la verdad mediante el tanteo de conjeturas falsables. Por la aplicación de este procedimiento se llega a generalizaciones que aspiran a ser leyes universales: se trata de una "epistemología sin sujeto cognoscente" (Popper, "Conocimiento Objetivo").

    Un discípulo suyo, Imre Lakatos (1974), objeta a Popper no atender a la historia de la ciencia al proponer su modelo falsacionista, pues nunca se han desechado teorías por predecir hechos no confirmados. La generación de una anomalía, usando la terminología de Kuhn, no es una condición suficiente para rechazar una teoría. Una teoría con anomalías es mejor que la ausencia total de anomalías. Lakatos utiliza el término "teoría" para designar un sistema particular de proposiciones, cualquier modificación de los cuales produce una teoría diferente. La ciencia sería una lucha entre teorías rivales en la que el mundo actúa como árbitro, pero no se debe rechazar una teoría hasta que los respectivos defensores de una y otra hayan tenido tiempo de explorar modificaciones a las mismas que las pudieran colocar en mejores condiciones para enfrentar las anomalías. El criterio de evaluación de lo científico sería entonces no una teoría aislada sino una secuencia de teorías, cada una de las cuales es una modificación de la precedente. Esta secuencia recibe el nombre de programa de investigación científica (en adelante PIC. Newton—Smith:1981) "Según mi metodología" afirma Lakatos en 1971 "los más grandes descubrimientos científicos son programas de investigación que pueden evaluarse en términos de problemáticas progresivas y estancadas; las revoluciones científicas consisten en que un PIC reemplaza a otro (superándolo de modo progresivo). Esta metodología proporciona una nueva reconstrucción racional de la ciencia. La unidad básica de estimación (debe ser) un PIC con un ‘centro firme’ convencionalmente aceptado ( y por una decisión provisional irrefutable) y con una ‘heurística positiva’ que defina problemas, esboce la construcción de un cinturón de hipótesis auxiliares, prevea anomalías y las transforme en ejemplos victoriosos; todo ello según un plan preconcebido. Es primordialmente la heurística positiva de su programa, no las anomalías, la que determina la elección de sus problemas (...) Lo que para Popper (y otros) es externo, a saber, influencias metafísicas, pasa a formar parte del ‘núcleo firme’ interno de un programa" (1971:25-6)

    Lakatos utilizó su modelo con tres objetivos a la vista: distinguir lo científico de lo no científico, evaluar PIC competitivos y explicar el cambio científico. ¿Por qué es importante distinguir entre teorías científicas de las que no lo son? Tanto para Lakatos como para Popper, la importancia del punto radica en una polémica que tiene por finalidad simplemente condenar ciertas formas de actividad "pseudocientíficas". Lo mismo que en el caso de Popper, los pseudocientíficos condenados son Freud y Marx: "¿Acaso el marxismo, por ejemplo, ha predicho con éxito alguna vez un hecho nuevo significativo? ¡Jamás!" (1978). Y en una nueva referencia a Freud y Marx, nos dice Lakatos que "no llegan a constituir un auténtico PIC y, en conjunto, carecen de valor". Esto lleva a Newton—Smith a exclamar: "¡Si algo no es científico, fracasa!". Y añade: "No hace falta ser marxista ni freudiano para sentirse incómodo ante esta equiparación entre carencia de valor y PIC no progresivo, equiparación que, llevada a la práctica, tendría como consecuencia cerrar los ojos ante indudables descubrimientos de estos dos ‘pseudocientíficos’, de influencia nada despreciable" (1981:104-5)

    ¿Qué nos queda? Al parecer la filosofía de la ciencia se da la maña para dejar fuera al psicoanálisis en sus intentos más liberales y pluralistas por definir la ciencia. Pero, veremos a continuación que, un científico y filósofo de la ciencia llamado Michel Polanyi (1974) llevó a tribunal a los jueces del psicoanálisis. Su crítica va contra el "objetivismo" en ciencia, sostiene que la creencia según la cual la ciencia consistiría en el descubrimiento de leyes naturales impersonales y eternas, ajenas al compromiso y a la pasión del hombre es insostenible. Además reconoce la existencia y legitimidad de dualidades en la realidad y, por consiguiente, en el conocimiento: "El mismo dominio de experiencia cobra la forma de hechos que son diferentes y de una evidencia que tampoco es la misma". Polanyi consideró que la pretensión de objetividad era un engaño y un falso ideal. A diferencia de Popper (y Lakatos), Polanyi creía que la pasión y el compromiso intelectuales establecen y preservan la verdad científica:

    "He dicho que las pasiones intelectuales tienen un contenido afirmativo; en la ciencia afirman el interés científico y el valor de ciertos hechos, en tanto que otros carecen de ese interés y ese valor. Esta función selectiva —en cuya ausencia la ciencia no podría ser definida— guarda estrecha relación con otra función de estas mismas pasiones, en que su contenido cognitivo se complementa con un componente conativo. Me refiero a su función heurística. El impulso heurístico eslabona nuestra apreciación del valor científico a una visión de la realidad que sirve de guía a la investigación. Así, la pasión heurística es el resorte de la originalidad: la fuerza que nos mueve a abandonar un marco aceptado de interpretación y nos fuerza a comprometernos, salvando un hiato lógico, en el empleo de un marco nuevo. Por fin la pasión heurística se convierte (y no puede menos que convertirse) en pasión persuasiva, que es el resorte de toda controversia fundamental". Según Modell, la obra de Polanyi avanzó en la misma dirección que el psicoanálisis en su refutación del conocimiento "objetivo puro", dice, "los psicoanalistas hace tiempo que están familiarizados con la ‘objetividad’ de sus percepciones empáticas ‘subjetivas’". Polanyi sostuvo que "la participación personal de aquél que conoce en el conocimiento que él cree poseer sobreviene con un impulso de pasión". Y añade: "Creo que podemos distinguir entre lo personal en nosotros, que activamente interviene en nuestros compromisos, y nuestros estados subjetivos, en que meramente soportamos nuestros sentimientos. Este distingo establece la concepción de lo personal, que no es subjetivo ni objetivo. En cuanto lo personal se somete a requisitos que admite, y que son independientes, no es subjetivo. Pero en tanto una acción es guiada por las pasiones individuales, tampoco es objetivo. Trasciende la distinción entre lo objetivo y lo subjetivo"(Polanyi, "Personal Knowledge. Towards a Postcritical Philosophy", 1958, citado por Modell:135 y ss.)