ANTROPOSMODERNO
La prueba del Sida de Naomi Klein
Jesús García Blanca

Escribo apesadumbrado por el sorprendente despliegue de ingenuidad de la autora de No Logo en su reciente \"La prueba del Sida de Bush\", publicado por Rebelión el 16 de octubre...

Imprimir el artículo  |  Volver al Home




La prueba del Sida de Naomi Klein

Jesús García Blanca


Escribo apesadumbrado por el sorprendente despliegue de ingenuidad de la autora de No Logo en su reciente \"La prueba del Sida de Bush\", publicado por Rebelión el 16 de octubre.

Puesto que he dedicado extensos análisis al problema, no voy a entrar aquí en cuestiones de fondo y remito a los interesados y a la propia Naomi Klein a algunos de esos textos, publicados en la Red (1). Sólo unos breves apuntes pues sobre \"las grandes farmacéuticas y la política estadounidense\" en relación con el SIDA:

1) La \"pandemia SIDA\" fue una creación del Servicio de Inteligencia de Epidemias (EIS), integrado en los Centros para el Control de las Enfermedades (CDCs) norteamericanos, apoyados por una compleja estructura de poder que incluye instituciones estatales ?Institutos Nacionales de Salud (NIHs)- y grandes compañías farmacéuticas transnacionales.

¿De qué se sorprende Naomi Klein? ¿Acaso una de las autoras emblemáticas del Movimiento Antiglobalización no conoce las redes de poder de la Farmafia? Las mayores multinacionales del sector son descendientes de la industria química nazi que reconvirtió su potencial destructivo desde los campos de batalla a los campos de cultivo y a los hospitales de todo el planeta: del negocio de la muerte violenta mediante gases y bombas al negocio de la muerte lenta por envenenamiento mediante aditivos alimentarios y prescripción facultativa.

Disfrazar los efectos a largo plazo de ese envenenamiento y preparar el terreno para nuevas agresiones como las derivadas de la \"ingeniería genética\", son sólo algunos de los objetivos de la \"pandemia SIDA\", última vuelta de tuerca de complejos procesos de poder que utilizan la confianza ciega en la Ciencia, las posibilidades infinitas de la manipulación y la falta casi total de espíritu crítico en la opinión pública mundial para imponer costumbres, movilizar a ingenuos, controlar grupos humanos inconvenientes ?toxicómanos, delincuentes, pobladores del llamado Ter5cer Mundo, inmigrantes, homosexuales- y reforzar la dependencia de las multinacionales y en última instancia del Gran Capital.

2) Hace años que la mismísima OMS cayó en manos de la Farmafia. En 1988, Estados Unidos, Japón y Alemania ?enclaves de las más poderosas industrias farmacéuticas- presionaron para que fuese elegido Presidente de la Organización Mundial de la Salud, Hiroshi Nakajima, cuyos méritos quedaron definidos en estas palabras de un portavoz de las multinacionales farmacéuticas: \"El Tercer Mundo es un mercado para todas las industrias. Coca-Cola esta allí; la industria farmacéutica también debe tener posibilidades de maniobrar allí con libertad, Nakajima entiende nuestro punto de vista\"(2).

Repito: ¿de qué se sorprende Naomi Klein?

Los \"socios estratégicos\" declarados de la OMS son el Banco Mundial, la Industria Farmacéutica, la OMC y la UE ?todos ellos con grandes cualidades filantrópicas como se sabe.

Dos de los \"socios operativos\" son ONUSIDA y las ONGs ?o lo que es lo mismo, el organismo internacional que administra la pandemia y las organizaciones para- gubernamentales que sirven de pantalla humanitaria a sus servicios de propaganda. En cuanto a los \"socios científicos\", Universidades y Centros de Investigación, son financiados en todo o en parte por la propia Industria farmacéutica: Rockefeller posee más de sesenta subsidiarias en esa industria, entrega billones de dólares a colegios, academias y agencias, controla la FDA, el Servicio Público de Salud, la Comisión Federal de Comercio, a los Cirujanos de la Fuerza Aérea y de la Armada, Institutos de Investigación Nacional de Salud, la Academia de las Ciencias, las principales Asociaciones de Prensa (Associated Press, United Press, International News Services), Medios de comunicación (Life, Time, Reader?s Digest, Newsweek)... y esto es apenas una muestra.

En estas condiciones, no es extraño que las alarmas salten ante la sospecha de que una mínima pieza amenaza con no encajar en su sitio: el anuncio del Presidente Mbeki de convocar un debate sobre las consecuencias de los medicamentos en el campo del SIDA puso en movimiento a la mismísima Agencia Central de Inteligencia. La administración Clinton introdujo en un documento de la Casa Blanca la declaración del SIDA como asunto de \"seguridad nacional\" y el gobierno de Mbeki comenzó a sufrir una feroz campaña mediática acompañada de las denuncias de las organizaciones médicas a sueldo de Glaxo-Wellcome y otras.

3) Es posible que Naomi Klein no sepa nada de esto. Pero si realmente quiere ayudar a los \"pueblos flagelados\", más vale que ponga manos a la obra para cubrir sus lagunas, porque escribir un alegato en favor de los medicamentos genéricos se convierte, en el caso particular del SIDA, en un trágico error.

Quienes trabajamos en este campo desde posiciones críticas sabemos desde hace bastante tiempo que existen dos factores fundamentales en el origen de los problemas de salud a los que se etiqueta como \"SIDA\": la campaña de terror y manipulación, y los propios fármacos antivirales. De modo que si se colabora en esa campaña repitiendo datos sin el menor fundamento ?\"de los 30 millones de africanos con VIH, 4.1 millones necesitan medicamentos antirretrovirales\"- y se exigen cuotas de mercado para venenos celulares ?con o sin marca-; se está colaborando activamente en el \"flagelo\" a los países pobres, un flagelo que nada tiene que ver con una \"pandemia vírica\", sino que es perpetrado por nuevos resortes del imperialismo debajo de los cuales están los viejos motivos racistas, moralistas, sexistas y de rapiña económica de siempre.

La única \"iniciativa que podría salvar millones de vidas\" es trabajar para desmontar el engaño. En las trincheras rebeldes te esperamos, Naomi.

* Contacto: kefet@telepolis.com
Artículos: http://www.cadizrebelde.com y http://www.lahaine.org/blanca





Volver al Home