ANTROPOSMODERNO
DESTINO DE LOS PASAJEROS DEL FRIO
Gloria Mendilaharzu Carlos Pachuk

Estimado DR EPSON: Decidí solicitarle una terapia por Video- Fax ya que entiendo su especialidad en el tema.

Imprimir el artículo  |  Volver al Home




BUENOS AIRES, 6 de octubre de 2030
Publicado en Revista ?Perspectivas de la Asociación de Psicoanálisis de La Plata? . Lecturas sobre el suicidio melancólico.
Dirija sus mensajes a webmaster@psinet.com.ar


DESTINO DE LOS PASAJEROS DEL FRIO


Gloria Mendilaharzu
Carlos Pachuk

Estimado DR EPSON:

Decidí solicitarle una terapia por Video- Fax ya que entiendo su especialidad en el tema.

Tengo en la actualidad 26 años, pero en realidad soy un embrión congelado en el año 1980 en la Argentina. En esa condición giré por el mundo y sobreviví a la matanza de embriones de 1996 y del 2004 en Inglaterra; mis protopadres ¿europeos? se refugiaron en el anonimato y no tengo certeza respecto a quién considerar mi madre. Tuve noticias de que ellos hicieron un juicio por el alquiler de un útero donde iban a alojarme y que fue cancelado al descubrirse que la locadora padecía una enfermedad muy antigua, tuberculosis o algo así.

Mi nacimiento ocurrió en el 2004, justamente un 6 de octubre, pero no sé cómo contabilizar los 24años de hibernación. Me asaltan muchas preguntas en cuanto a mi origen y al presente, por ejemplo: ¿Los otros embriones que aún no han nacido, pero que pudiera demostrarse que tienen los mismos protopadres, serían hermanos míos? ¿Cuál es mi verdadera edad: 26 o 50 años? Me siento un Walt Disney al revés.

¿Dónde están mis hermanos? ¿Qúiénes son, dónde viven, cómo se llaman, qué edad tienen, cuáles fueron sus historias? ¿Cuántos murieron y por qué?

Padezco, según he leído, de afanisis (falta de deseo). Esto me trajo muchos problemas de pareja, incluso he tenido un matrimonio homosexual, pero sin resultados favorables.

Por otra parte hay tanta gente en mi condición, y nadie se preocupa por ello que a veces me siento un bicho raro sufriendo una angustia exagerada, una especie de duda obsesiva.

Necesito su ayuda, espero recibir una respuesta positiva.

XX

SYDNEY - AUSTRALIA.

Estimado XX:

Su caso me resulta interesante, en especial esas preguntas que Ud se formula y que hasta ahora no observé en otros similares al suyo. Acepto su propuesta, pero sería conveniente que escuchemos nuestras voces, también en idioma LINGUA (*); veo que lo maneja con fluidez. Por lo tanto conecte el modem al video de su computadora el primer miércoles de cada mes a las 15 horas. En cuanto a los costos, serán debitados de su tarjeta magnética cien mundiales por entrevista. Otra posibilidad es que Ud se integre a una terapia grupal vía INTERMENTE, pero eso lo evaluaremos luego.

DR EPSON.

Primera Entrevista - Noviembre 2030:

XX:

Ud se preguntará qué me atormenta, no lo sé. Me siento un artificio de la ciencia, un producto del mercado, que sé yo. Mi madre todopoderosa es la procreación artificial, me concibieron en una probeta y lo más difícil para mí ha sido el contacto humano. Quizás este vacío interno sea el resultado de un largo deambular como embrión huérfano ¡Qué extraño, encontrar un útero que me acepte! Pero lo asombroso es que estas historias que acaecieron cuando yo ni siquiera existía como persona tengan influencia sobre mí.

DR EPSON:

A mí también me resulta asombroso que insista tanto en su origen. ¿Por qué no habla de su vida actual y acerca de esa falta de deseo que antes mencionaba?

XX:

Antes... antes debería completarle la historia de mi concepción. Según creo, mis protopadres (es decir aquellos que decidieron engendrarme como embrión y cuyos genes llevo) luego de reiterados fracasos de implantación en el vientre de mi protomadre -destino de otros embriones, mis hermanos muertos- en 1988 decidieron divorciarse y me entregaron para adopción prenatal. Me pregunto ¿Qué habrán sentido al dejarme? ¿Cómo uno engendra un ser anhelado y luego lo abandona en el frío?

DR EPSON:

Ud comenzó diciendo \"yo soy un embrión\", lo cual no es así. Ud fue un embrión. Ahora habla de adopción de embriones. ¿Será que utiliza esa palabra porque no sabe cuándo es embrión y cuándo es persona?

XX (Sigue hablando):

Entonces me enviaron a un Banco de Embriones en Londres con una suma importante para cubrir los gastos de mi criopreservación. Al cabo de quince años y ya sin reservas económicas, estaban a punto de eliminarme durante una
(*) LINGUA: idioma universal que comenzó a utilizarse en el 2026. Diez años antes el MUNDIAL pasó a ser la moneda única del planeta.
nueva extinción de un millón de embriones, cuando una bioquímica, la Dra Smith, prefirió conservarme y me llevó (¿junto a otros embriones?) a un laboratorio en Sudáfrica donde fue contratada.

De esta manera evitó que me convirtiera en un desecho orgánico en el cementerio científico. ¡Qué terrible pensar que una simple gota de alcohol podría haberme destruído!

DR EPSON:

¿Ud forma parte de ese movimiento mundial en pro de la muerte digna de embriones? Formulo esta pregunta por cierto tono reinvidicatorio que tiene su discurso.

XX:

No. Vinieron a verme de otro grupo, de la Comunidad E constituida por sobrevivientes de las masacres de 1996 y 2004, de antes de la legislación, pero yo no quise integrarme a ese movimiento.

DR EPSON:

Podría serle útil. Quizás lo ayudaría a salir de su aislamiento y en lugar de quedarse un poco... melancólicamente... pegado a su historia, hacer algo con ella.

XX:

Pensaba en la Dra Smith, una de mis madres. ¿Porqué me eligió? ¿Qué quiso de mí? ¿Qué representaba para ella? O ¿Habrá sido el azar el que puso a esta mujer en mi camino para que me salvara, pues, como a Moisés, me espera un destino grandioso? ¿Cómo resolver estos enigmas?

Intento interrogar a mis sueños, pero es en vano: no sueño. Lo más parecido a esas fantásticas historias que visitan las noches de otros es una imagen que irrumpe en el estado previo al dormir: una desolada llanura blanca en la cual el único rastro de vida son unas huellas en la nieve que se pierden, no se sabe de quién son. No he podido descifrarlo.

DR EPSON:

¡No me pedirá que le interprete el sueño! Eso pertenece a una teoría antigua: el psicoanálisis que se usó hace más de veinte años.

XX:

¿Psicoanálisis? Nunca oí hablar de eso.

DR EPSON:

Sin embargo, creo que parte de su problema pasa por estar anclado al pasado sin saberlo. ¡Fíjese que curioso! Los psicoanalistas estaban asociados a una entidad, la IPA, que justamente se disolvió en el año en que Ud nació; el 2004. ¡Ah! Y existía también un grupo disidente que seguía a un francés y desapareció un lustro después. Destino de los rebeldes, no poder sobrevivir a sus cuestionados.

XX:

Lo que Ud me dice poco aporta a mi problema.

DR EPSON:

¡Pero qué importan los orígenes, Ud es un nostálgico del pasado! Como señala acertadamente, nadie se preocupa por estos temas, y estamos hablando de un 15% de la humanidad en sus mismas condiciones ¡Se da cuenta! Agréguele a eso los 150 millones de embriones congelados que hay en los Bancos y comprenderá que se trata de toda una población, fantasmal, liliputiense si quiere, se lo concedo. Pero estos seres entre no nacidos y no muertos son una realidad, forman parte de lo humano.

Quizás Ud padezca un cuadro de exceso de importancia, de creerse el elegido.

XX:

No leo la Biblia .

LARGO SILENCIO

DR EPSON:

Se ha quedado callado. No es mi criterio ofenderlo; sino simplemente mostrarle que esas ideas suyas, esa obsesión por el pasado, son defensivas de su soledad y además denotan la ausencia de un proyecto vital, tema que no hemos abordado.

XX:

Siento que Ud no me comprende, yo estoy hablando de otra cosa, y no puedo seguir adelante sino la resuelvo primero.

DR EPSON:

Tomaré en cuenta sus palabras. Se nos ha terminado el tiempo de contacto. Cancelo el modem. Hasta el próximo mes.

Segunda Entrevista - Diciembre 2030:

XX:

Quisiera continuar con mi historia: nací en Johanesburgo del vientre de una mujer desconocida (¿negra?) alquilado por la Dra Smith para implantarme a los pocos meses de su llegada a Sudáfrica. Esta segunda madre biológica también fue inhallable para mí, ya que se amparó en el secreto jurídico.

O quizás esto fue un medio que encontró la Dra Smith para criarme, pues ella tenía ciento diez años, cursaba la cuarta edad y no podía ya albergarme en su útero. Era una científica muy prestigiosa, que vivía sola, no tenía familia y trabajaba con intensidad.

Diseñó para mí una educación excepcional: yo a mis cinco años manejaba cuatro idiomas y poseía un coeficiente intelectual superior. Así adquirí infinidad de conocimientos: Matemática (la ciencia madre), Cibernética y Astrofísica. Ella murió cuando yo iba a cumplir seis años. Era una persona especialmente honesta de la cual conservo un singular recuerdo.

En esas circunstancias hice una crisis muy profunda. Me consideraba un despojo, un desecho humano. Permanecí en un instituto estatal, sintiéndome como en mi origen un pasajero del frío; un ser desolado carente de calidez humana.

Entonces comencé a dudar: ¿Habrán experimentado conmigo como embrión? O bien ¿Habrá sido toda la educación un gran experimento?

DR EPSON:

De las cuatro alternativas que existen con los embriones (transferirlos a un útero; cederlos en adopción; investigar sobre ellos o destruirlos), Ud se imagina que pasó por las tres primeras.

XX:

También a menudo me siento al borde de la muerte. Es extraño. Sensaciones inefables me invaden, o me resultan familiares ciertos aromas y ruidos de países donde he vivido como embrión y luego he visitado. Como Inglaterra, por ejemplo...

¡Dr, Ud siempre consigue desviarme de mi relato! Voy a continuar... Poco tiempo después llegó un pedido de adopción desde Buenos Aires -vía Fax- por un transexual y así regresé a mi país genético: la Argentina.

DR EPSON:

¡Encima la Argentina! País ideal para sentirse el elegido... imagínese: Gardel, Evita, Maradona, el Che Guevara y XX ¿Por qué no?

XX:

DR, Ud usa demasiado la ironía .

DR EPSON:

De acuerdo, sigamos con la ciencia. Si saco bien las cuentas fue la tercera adopción ¿Fue también el tercer abandono?

XX:

En realidad, nunca lo había pensado en esos términos. Siempre me consideré un ser elegido más que abandonado.

DR EPSON:

No quisiera volver a técnicas antiguas acerca de lo inconsciente; pero me sorprende observar que hay dos aspectos en Ud que se alternan: por fuera es el elegido y por dentro es el desechado. ¿No tendrá influencia en su conducta, en eso de no poder establecer vínculos y no desear?

XX:

Ahora soy yo quien no entiende. Ud me confunde, pero quizás tenga algo de razón.

DR EPSON:

Y Ud logra hacerme pensar en la historia. Me gustaría que trajera recuerdos acerca de su madre transexual, pero hoy prefiero dejar aquí. Nos conectaremos el primer miércoles del año próximo.

XX:

Pero Dr, ¡Apenas transcurrió media hora!

DR EPSON:

Lo siento, yo trabajo con tiempo libre y puedo interrumpir la entrevista cuando lo considere oportuno.

(-Para sí- No sé de dónde me viene esta costumbre ).

Tercera Entrevista - Enero 2031:

XX:

Tal como quedamos la última vez, paso a relatarle mi historia con Jeniffer, mi madre transexual.

DR EPSON:

Una combinación inusual...

XX:

En la época de mi adopción, Jeniffer tenía treinta años. Había vivido bajo la apariencia de un hombre, pero sentía ese cuerpo masculino como una cárcel de la que quería liberarse.

DR EPSON:

He escuchado a muchos transexuales, todos utilizan ese lenguaje.

XX:

Dr, me sorprende que a mediados del siglo XXI, cuando esta situación es tan frecuente, sigan existiendo prejuicios contra las personas que cambian de sexo. Y esto me parece especialmente complicado en un psicoterapeuta.

DR EPSON:

Tiene razón, pero es muy difícil ser imparcial en esta área... Es cierto que estamos a mediados del siglo XXI, y que existen diversidad de géneros, pero yo pertenezco a uno al igual que Ud.

Sin embargo se presenta como un ser desconcertante al cual yo, ante la duda, nomino (vieja costumbre) en masculino.

XX:

A veces no sé bien quién soy, cuál es mi género...

Retomo (a su pedido) mi relato: Jeniffer era una persona esencialmente afectuosa y ética, me enseñó las leyes fundamentales acerca del bien y el mal y también aquellas disciplinas olvidadas como la historia, el arte y la filosofía, de allí deriva el hábito de interrogarme. Éramos cuatro hijos adoptados de diferentes partes del mundo, así tengo un hermano chino, una hermana judía y otra negra musulmana. Pero yo soy el único embrión congelado.

DR EPSON:

Veo que duda de todo, menos de ser un embrión .

Me parece positivo señalar que por primera vez formó parte de una familia, aunque peculiar: monoparental, multiracial y plurireligiosa.

XX:

Bueno, hay muchas así en esta época.

DR EPSON:

Sí , pero observo que la ausencia de la figura del padre parece una constante en su vida: muchas madres y sólo el que Ud llama protopadre. ¿Será por eso que recurrió a mí, un terapeuta hombre?

XX:

¡Pero Dr, le repito que recurrí a Ud por su especialización en el tema!

En cuanto a la pluralidad de madres y la ausencia de padre, nunca pensé que pudiera ser la causa de mi problema.

DR EPSON:

Justamente por eso se lo digo, pero no se trata de ubicar una causa única. Ud ya ha mencionado varias que van armando como un rompecabezas: su concepción en una probeta; el no haber sido elegido para ser alojado en el útero de su protomadre; los embriones hermanos que fueron implantados y murieron; el vientre tuberculoso que casi lo aniquila; su prolongado estado de hibernación; el divorcio de sus protopadres (la única pareja que menciona); su deambular por el mundo atravesando el milenio como embrión; continuas migraciones; sucesivas adopciones; su especial educación; la muerte de la Dra Smith; esta madre transexual... en Ud. se albergan muchas historias de muerte como si fuera un sobreviviente o un suprahumano. Quizás lo màs difìcil para Ud. sea aceptarse como una persona común.

XX (En tono ofuscado):

¡Es que no lo soy!

DR EPSON:

Tal vez el aspecto más vital de su relato sea el deseo de tener muchos hermanos vivos que conformen una familia infinita, multinacional y pluriracial, rasgos que se repiten en su familia adoptiva.

La historia que Ud cuenta relacionada con la Dra. Smith trasunta cierta desconfianza de haber sido manipulado. Es cierto que hay muchas madres, pero también la duda de si esas madres lo han querido. La única figura libre de ambivalencia para Ud es Jeniffer.

Ahora, bien. Jeniffer y Johannesburgo suenan fonéticamente similares. Quizás Ud hubiera deseado otra combinación: que Jeniffer fuera su única madre, y que su lugar de origen también fuera sólo uno. Todas estas situaciones seguramente lo han hecho sufrir demasiado pero pareciera que en su vida como persona no hubiera podido despojarse de ese frío que lo rodeò cuando era embriòn y en lugar de sentir dolor sòlo puede experimentar desolaciòn y falta de deseo. Incluso cierta ambigüedad acerca de quién es: fíjese que no me ha comunicado su nombre, ni su gènero ni su ocupaciòn. Su aspecto difuso nada me dice.

XX:

Ud me abruma, siento que me estalla la cabeza. Hoy decidiré yo interrumpir la entrevista. Hasta pronto, me ...digo desconecto el modem.

EL TRATAMIENTO SE INTERRUMPE PESE A LOS ESFUERZOS DEL DR EPSON, QUE NO LOGRA REESTABLECER CONTACTO.

Miércoles 29 de enero de 2033 (15 horas):

XX:

Dr. Epson, Ud se preguntará qué pasó conmigo durante todo este tiempo. Sus palabras me impactaron profundamente, en especial lo que dijo en la última entrevista. Desde entonces intento convivir con mis dificultades como cualquier otro mortal. Trato de conectarme con mis afectos, pero quizás el secreto esté en esa larga hibernación como embrión y en mi infancia en Sudàfrica, como Ud. señalaba. Asumir todo esto implicó una conmoción tan grande que necesité tomar distancia, pero ahora descubro que me ha hecho mucho bien.

DR. EPSON:

Me sorprende y emociona escuchar su voz . Es importante que haya reaparecido pues he pensado que podría ser particularmente problemático para Ud repetir conmigo una historia de pérdidas, desencuentros y frustraciones.

Pero además Ud me ha hecho comprender otras cosas. Su capacidad de interrogarse y su búsqueda de la verdad conmovieron mis certezas.

Ud es un equivalente al Iglesias de \"Informe sobre ciegos\", de Sábato; o a las Madres de Plaza de Mayo, por señalar dos figuras emblemáticas de su país genético que se tornaron universales.

Esto contribuyó a variar mi cosmovisión. Desde hace un año pertenezco al Movimiento de Retorno a la Palabra y Recuperación de la Historia, que intenta rescatar el aspecto humano olvidado por la tecnociencia.

XX:

Siento que se ha establecido un encuentro muy importante en esta terapia, que espero poder mantener.

Pero también quiero informarle acerca de mis últimas investigaciones: en Latinoamérica circulan fuertes rumores acerca de experimentos con embriones. Se calcula que existen alrededor de 100.000 seres extraños que pertenecen a un género único y poseen una inteligencia sobrenatural y se acentúan mis sospechas de formar parte de esa especie.

DR. EPSON:

Por su capacidad intuitiva y la intensa necesidad de afecto que ocultaba bajo una capa de hielo, me resulta difícil creer que Ud sea producto de un experimento, pero quizás esté operando un aspecto de su fantasía que debamos trabajar.

XX:

¡Pero Dr! ¿Cómo es posible que en el Movimiento no hayan sido alertados?

MENSAJE DE INTERMENTE:

ESTE TRATAMIENTO SERÁ CANCELADO

DR EPSON:

Veo que nuevamente es Ud quién tiene razón. Dentro de sus idiomas, ¿ejercitó el latín?

XX (en latín):

Por supuesto. Así como en Farenheint 451 cuando quemaban los libros la gente los aprendía de memoria, recuperemos nosotros ahora la lengua fundamental.

Creo que en estas circunstancias sería conveniente conocernos personalmente.

DR. EPSON (en latín):

Tengo la impresión de que este vínculo nos ha aportado elementos nuevos a los dos y comparto la idea de rescatar algo antiguo: el contacto humano, que ninguna tecnología puede reemplazar.

¿Estaremos en vísperas de sucesos extraordinarios? Por ambas razones lo espero .

MENSAJE DE INTERMENTE

TRATAMIENTO DEFINITIVAMENTE CANCELADO.

FIN

Esta página fué realizada por el Equipo W3 del Departamento Técnico de PsiNET on line.
Agradeceremos sus comentarios respecto a dificultades en su visualización.
Dirija sus mensajes a webmaster@psinet.com.ar
All right reserved. © Federación Latinoamericana de Psicoterapia Analítica de Grupo.





Volver al Home