ANTROPOSMODERNO
Eficacias del psicoanálisis
Mauricio Tarrab

En la experiencia recogida por el Cartel del Pase H3, hemos podido aislar en los testimonios “el rasgo común de que junto a la duración, a veces muy prolongada ...

Imprimir el artículo  |  Volver al Home





Eficacias del psicoanálisis

Mauricio Tarrab


1. La cura no es el fin.

http://www.wapol.org/ornicar/articles/231tar.htm


En la experiencia recogida por el Cartel del Pase H3, hemos podido aislar en los testimonios ?el rasgo común de que junto a la duración, a veces muy prolongada de los análisis, se hace presente el valor de su eficacia terapéutica. En algunos de los testimonios puede percibirse lo decisivo que ha sido, el trabajo de elaboración de saber, para cernir el sufrimiento del sujeto.

En todos los testimonios, el encuentro con el Psicoanálisis como experiencia no fue articulado a una ascésis epistémica, o a un deseo de ?formación?. Lo decisivo se jugaba siempre cuando emergía el padecimiento del síntoma, la vacilación fantasmática, la angustia.

Es notorio como se muestran las diferentes maneras en que el analizante es sorprendido, en el curso del análisis, por un deseo de saber y una causa que lo hacen avanzar más allá del alivio (a veces impactante) del sufrimiento. Presentan también la lógica misma de la cura articulada a la elaboración de saber que ?trata? ese sufrimiento.

En todos estos casos se puede decir que los pasantes pueden dar cuenta de que ?la Cosa? puede ser tocada por la palabra. Que la experiencia de ?la Cosa? responde a los efectos de la palabra.

Las conclusiones de algunos de estos análisis quedaron signadas por esa ganancia.

Hay entonces esa evidencia básica de la práctica, que el dispositivo del Pase también verifica: el análisis descarga al sujeto del peso del pathos del cuerpo y del pensamiento.

Sea por la certeza de la angustia o por la invasión de un goce mortificante, sea por el trop de mal del síntoma neurótico, o por la modulación insoportable del dolor de existir , sea por el peso de la ley moral que hace aparecer el rostro opaco de aquello que gobierna la relación con su mundo (2) , el sujeto no entra ni se mantiene en el análisis solo por amor al saber o por una pasión por la verdad, a menos que sufra intensamente por uno o por la otra. Esto se hace evidente en el Pase .

Por cierto que eso no impide reconocer que la operación del psicoanálisis, desde su comienzo mismo, recae sobre la incurable.

Se trata entonces, a mi juicio, no tanto de plantear que el psicoanálisis es una terapéutica --lo que está fuera de duda-- y que no es como las otras --lo que es evidente-- sino que se trata de verificar que lo propio del psicoanálisis es la operación sobre lo incurable. Y con esa perspectiva , que el cartel del Pase debe sostener, es que se plantea la cuestión de pensar : ¿en que deviene ?lo terapéutico? cuando la referencia que tomamos no es el Otro sino el Uno?.

El cartel del Pase no es llamado a pronunciarse sobre la cura, ya que la cura no se confunde con el fin; pero la cura está en los testimonios y en sus consecuencias sobre la vida de los pasantes.

La cura está presente en los testimonios desde el principio hasta el final, y está presente porque la cura es la aplicación del psicoanálisis al síntoma.

La cura no pasa desapercibida a la elaboración del cartel, aunque su blanco sean lo incurable del exilio del sujeto en el lenguaje, la debilidad mental del parletre y lo real, que son la razón misma del síntoma, del psicoanálisis como operación sobre lo imposible y del Pase como hystorización.

Se trata de ubicar adecuadamente, los efectos terapéuticos que encontramos en los pases escuchados --algunos de los cuales son impresionantes-- y diferenciar la resolución curativa del síntoma de lo que J.Lacan llama ? el buen agujero? por donde salir , en el final, ?el buen agujero de lo que se le ofrece a cada uno como singular?(3)

La evidente elaboración de saber sobre su posición y sobre su goce , y los efectos terapéuticos que han pacificado su vida, son el resultado en un pasante, de haber obtenido, en y por el análisis, un anudamiento que le permite una ganancia sobre lo insoportable de la angustia y le da la solución para un empuje pulsional incoercible. Deja, sin embargo, la demostración de lo real en el fin sin resolución y el salto subjetivo en suspenso.

2. Eficacias

Los testimonios del Pase abarcan muchos años en la vida de un sujeto, y por lo general abarcan varios análisis, al menos dos. Eso nos ha permitido escuchar distintas modalidades históricas de la práctica del psicoanálisis y sus efectos. Merecería un estudio sistemático.

Hemos podido también apreciar la actualidad de la práctica, por lo general en el último tramo de esos análisis; una actualidad tal como el cartel puede hacer de ella una conjetura a partir de cómo la captura en los testimonios.

Se trata de una práctica actual que toma al goce y no a la significación como motor del parletre, y que va más allá de hacer de ?la verdad habla? la brújula de su intervención, al apuntar a aislar lo que del autismo del goce, habla. Es un giro de la práctica que se verifica al pasar del inconsciente al síntoma, tomando como referencia el goce y no el ?querer decir?.

En el dispositivo del Pase se pueden verificar los efectos de análisis que, orientados por el más allá de la terapeutica, hacen aparecer esta alternativa de hierro de su aplicación, es decir de la aplicación del Psicoanálisis sobre el Uno del goce: la alternativa entre el sentido para comprender que porta la palabra y el sentido para gozar se demuestra cuando el acto analítico rompe la solidaridad entre palabra y sentido. Lateralmente diré ?y será el tema de otro trabajo-- que puede cuestionarse también el llamado ?eclipse de la interpretación?. En los pases que hemos escuchado la interpretación ?analítica? está vigente tanto como sus efectos, a condición de ser una interpretación ?analítica?(4).

Dicho esto, no me voy a referir a la eficacia que proviene de proceder por el sentido y que permite encadenar el fuera de sentido del sufrimiento sintomático al Padre, es decir esa ganancia obtenida por la entrada en la transferencia. Sea esta ganancia fruto de la sugestión o deudora de la suposición de saber en el Otro, es lo que acerca al psicoanálisis con cualquier psicoterapia, y aún con la operación religiosa. Sabemos de su eficacia y de sus límites.

Hay otra eficacia cuya vigencia el dispositivo permite capturar y cuyas consecuencias se aprecian cuando el acto analítico, conmueve el sentido de la palabra y revela el goce-sentido que afecta al parletre en su cuerpo y en su pensamiento. Esa otra eficacia es efecto de cómo un psicoanálisis fuerza el autismo del goce por medio del Otro de lalengua; cuando su apunta a localizar el núcleo de goce-sentido y desanudarlo. Es por el sinsentido,y más allá del Padre, que se rompe esa solidaridad. Desprendida ésta, puesto el límite a la fuga de sentido, puede des-afectarse el cuerpo del pathos que el embrollo de la appalabra y la corporización del significante han constituído.

Ahí ,no se trata ya del incosciente y su desciframiento, ya no se trata de la palabra sino de lo escrito y es donde el pasante testimonia de un aligeramiento que paradojalmente implica para él reconocer, por el sin-sentido, el fuera de sentido del real que lo ha atrapado. Momentos que pueden ser también de resolución de la indeterminación neurótica.

El dispositivo del Pase permite comprobar estos efectos ?terapéuticos? cercanos al final del análisis aún cuando la nominación no haya sido producida, en los casos que están ahí a un paso.

Se abre allí sobre el tramo final, el tiempo de hacerse al síntoma, que debería tener como consecuencia lo que Lacan llamó savoir-y-faire, cuando goce y sentido ya no se anudan al cuerpo como desde siempre lo habían estado.

Se trata de ubicar entonces al Psicoanálisis como esa operación que al separar al parletre de esa una-equivocación que ha sido causa de su inconsciente, lo advierte de la manera en que está abierto a la equivocación y a la contingencia habiendo desplazado la condena de la repetición.

J.Lacan llamó ?el sacrificio de la castración?, a aquello que el sujeto ?rechaza con encarnizamiento hasta el final del análisis?(5) . El sacrificio de la castración, es ese consentimiento que permite al sujeto reconocerse en el síntoma como su modo de goce y sacrificar por ese mismo movimiento el goce de su división. Eso no implica claro, una anulación de la castración, sino que implica abandonar esa pasión del analizante que consiste en aferrarse al goce que la castración conlleva y hacerlo caer.

Hasta ese punto, ofrecer sin cesar su castración al goce del Otro ha sido la vía para hacerlos existir, al goce y al Otro. Sacrificar esa castración termina con eso. ¿Se puede llamar a su consecuencia: efecto terapéutico? ¿Se puede no llamarlo así?.

A esa altura la distinción conceptual, que podemos discutir, es secundaria en la experiencia del pasante, ya que para él, el horizonte es siempre el horizonte de lo incurable. Si eso pasa, entonces ese sacrificio debería implicar correlativamente una destitución del sujeto y abrir el camino de reencontrar lo incurable de su exilio.

Su medida nos la dará lo que queda del síntoma, más allá del pathos, como residuo de esa operación que debería llevarlo, al final del análisis, a la certidumbre de lo que él ha sido como producto y efecto del encuentro en su vida del cuerpo y lalengua.

1 Texto presentado en la Mesa del Pase durante la Jornada de la EOL Psicoanálisis Aplicado,Noviembre de 2002

2 J.Lacan Seminario La ética del Psicoanálisis

3 Lettres de la EFP n° 24 ,pag 22

4 J.A.MILLER El monólogo de la appalabra. En El lenguaje como aparato de goce, pag 114 Colección Diva

5 J.Lacan Subversión del sujeto Escritos 2 p.806. Siglo XXI



Volver al Home