ANTROPOSMODERNO
Ocho maneras de difamar a Noam Chomsky
Lawrence McGuire

Acabo de leer un artículo reciente en The Nation, “La izquierda y el 11-S” de Adam Shatz, que pretende ser un mesurado análisis de las diferencias de opinión en la llamada “izquierda” de Estados Unidos...

Imprimir el artículo  |  Volver al Home







14 de octubre de 2002

Ocho maneras de difamar a Noam Chomsky

Lawrence McGuire

Traducido para Rebelión por Germán Leyens
http://www.rebelion.org/

Acabo de leer un artículo reciente en The Nation, ?La izquierda y el 11-S? de Adam Shatz, que pretende ser un mesurado análisis de las diferencias de opinión en la llamada ?izquierda? de Estados Unidos sobre la guerra en Afganistán y en Irak. En realidad, el artículo es una inteligente tergiversación de Chomsky, y de otros que comparten su visión de la política extranjera de EE.UU.

Tal como hay más de una manera de desollar un gato, hay más de una forma de difamar a Chomsky. Conté ocho en el artículo de Shatz.

1. Acusarlo de ser ?antiestadounidense?.

?El lingüista del MIT y prolífico ensayista Noam Chomsky ha emergido como un objetivo favorito de los que ansían denunciar el antiamericanismo de la izquierda.?

?Aunque Falk [a diferencia de Chomsky] no evaluó la guerra a través del prisma deformador de su antiamericanismo... ?

Señalaré lo obvio: Noam Chomsky es estadounidense, ¿cómo puede estar en contra de sí mismo? En realidad yo soy estadounidense y nunca he leído algo escrito por Chomsky que vaya en mi contra. Si Shatz quiere decir que Chomsky se opone consecuentemente a la política exterior del gobierno de Estados Unidos, entonces ¿por qué no lo dice? La frase ?el prisma deformador del antiamericanismo? no tiene significado político. Es la responsabilidad de todo ciudadano de una democracia de oponerse a la política de su gobierno si piensa que es ilegal, inmoral, o las dos cosas.

2. Acusar a Chomsky de indiferencia hacia las víctimas de las atrocidades del 11 de septiembre:

?Aunque Chomsky denunció los ataques, subrayando que ?nada puede justificar semejantes crímenes,? pareció irritable en las entrevistas que dio inmediatamente después del 11 de septiembre, como si no pudiera relacionarse totalmente con la realidad emocional del sufrimiento estadounidense. Perdió poco tiempo con los ataques mismos, antes de lanzarse en una recitación acartonada de atrocidades cometidas por el gobierno de EE.UU. y sus aliados.?

?El problema no fue tanto la oposición de Chomsky a las represalias de EE.UU. como el tono extrañamente desapasionado de su reacción ante la matanza en Ground Zero, pero, como señala Todd Gitlin, ?en una entrevista hecha justo después del 11 de septiembre, el tono fue la posición.?

Esto me recuerda la cólera del Rey Lear cuando Cordelia no expresa su amor de la manera adecuada, mientras sus otras hijas Regania y Gonerila lo hacen con efusiones hipócritas de falsa afección. Como responde Kent ?están vacíos aquellos cuya voz apagada no resuena en el vacío?.

¿Desde cuando, en alguna evaluación seria de la posición política de una persona, se juzga a una persona según cómo uno percibe su tono, en lugar de las palabras que pronuncia? Me pregunto qué hubiera satisfecho a Shatz y Gitlin. ¿Que Chomsky se deshiciera en llanto cuando habló sobre el 11 de septiembre? ¿Qué derecho todopoderoso se les ha conferido para que juzguen la reacción emocional de una persona ante una catástrofe humana?

3. Acusar, por implicación, a Chomsky y a otros, de estar realmente felices (la clave aquí es ?júbilo?) de que 3.000 personas fueran matadas en un ataque terrorista el 11 de septiembre. Aquí, Shatz es más cuidadoso. Repite una afirmación de Michael Walzer, el editor de Dissent, sobre ciertas personas no identificadas que sienten ?júbilo? por los ataques, y luego pasa a utilizar la palabra como si la gente hubiese realmente sentido ?júbilo?, para decirnos a continuación que Michael Walzer concentró su ataque en Chomsky.

?En ?¿Puede haber una izquierda decente??, un ensayo en la edición de primavera de Dissent, Michael Walzer ?que prestó su firma a ?Por qué combatimos,? un manifiesto a favor de la guerra auspiciado por el Instituto por los Valores Estadounidenses, de centroderecha?acusó a la izquierda opuesta a la guerra de expresar ?un júbilo apenas disimulado porque el estado imperial terminó por recibir lo que se merecía.? (Cuando le pedí que dijera en quién pensaba, dijo: ?No voy a hacerlo. Virtualmente cualquiera que lo haya leído sabría exactamente de qué estaba hablando.?)

?A diferencia de la mayoría de los estadounidenses, los izquierdistas no tienen que formular la pregunta ?¿Por qué nos odian?? ?y no por algún júbilo de que por fin estén pagando las consecuencias.

?En la primera reunión del consejo de redacción de Dissent después de los ataques, dicen que Chomsky fue el tópico más animado de discusión, parece que Walters lo considera como una amenaza aún más grande para la sociedad que el propio Osama.?

Este es el clásico ataque artero por insinuación. Si Shatz quiere repetir semejantes acusaciones difamatorias sobre Noam Chomsky, por lo menos debiera tener el valor de hacerlo abiertamente.

4. Acusar a Chomsky de trivializar a las víctimas del 11 de septiembre:

?En una burda analogía, Chomsky comparó los ataques con el bombardeo de Clinton de la planta farmacéutica Al Shifa en Sudán (sospechada erróneamente de producir armas biológicas), que provocó una víctima directa. Según Chomsky, porque la destrucción de la planta provocó el peligro de que decenas de miles de sudaneses sufrieran malaria y otras enfermedades mortales, fue ?moralmente peor? que el 11-S.?

¿Qué exactamente convierte esto en una ?burda analogía?? ¿Es verdad que Clinton bombardeó una planta farmacéutica? Sí. Shatz dice que fue ?erróneamente sospechada de fabricar armas biológicas?. ¿Erróneamente sospechada por quién? El gobierno de EE.UU. sabía sin duda alguna de que se trataba de una planta farmacéutica. Así que en este caso, Shatz repite la propaganda de la administración Clinton, cantando el constante refrán de los apólogos del poder estatal: ?Oh, fue sólo un error?. ¿Cuánta gente murió porque la planta farmacéutica fue destruida? Miles, según las fuentes citadas por Chomsky. ¿Tienen el mismo valor que las vidas de la gente matada el 11 de septiembre? Si es así, ¿cuál es el problema de la analogía? Tal vez uno esté de acuerdo, tal vez no, pero la suposición implícita es que Chomsky no debiera equiparar los sufrimientos de gente pobre en África con los de las víctimas del 11 de septiembre.

5. Tergiversar la proposición de Chomsky de que se trate el 11 de septiembre como un crimen contra la humanidad en lugar de un acto de guerra:

?Y, a pesar de todo, hay algunas condiciones en las que difícilmente se puede esperar que funcionen los métodos policiales, como Afganistán. ?¿Cuál sería el tribunal ante el que aparecerían esos individuos?? pregunta Todd Gitlin. ?¿Iban a lanzar citaciones judiciales en las entradas de las cavernas de Tora Bora?? Además, pedir ?trabajo policial? en lugar de guerra sonaba algo falso, viniendo como sucedió de alguna de la misma gente que solía pedir la abolición de la CIA, una organización que presumiblemente estaría a cargo de gran parte del trabajo policial.?

Lo que Shatz no señala es que salta a la vista que Chomsky y otros pidieron que el 11 de septiembre fuera tratado como un crimen contra la humanidad y estuviera en manos de las Naciones Unidas, según el derecho internacional. Así que, ¿por qué se confiaría a la CIA un trabajo policial controlado por las Naciones Unidas? La Corte Penal Internacional, en la que la administración Bush se ha negado a participar, y que también ha tratado de destruir desde el comienzo, es precisamente el tipo de tribunal que podría haberse ocupado de un crimen internacional de esa magnitud.

6. Deformar el punto de vista de Chomsky sobre las motivaciones de la política exterior de EE.UU., pretendiendo presentarlo como si pensara que ?somos?, de alguna manera, ?malos?:

?Uno puede estar en desacuerdo con Chomsky sobre Afganistán y a pesar de ello ver mucho valor en su crítica de la guerra contra el terrorismo. No creo que estemos comprometidos ideológicamente a hacer mal,? dice el dramaturgo Tony Kushner. ?Por otro lado, lo que Chomsky dice sobre la globalización de la guerra es absolutamente cierto. Es el comienzo de un imperio impenitente, y eso es bastante aterrador.?

En realidad, Chomsky siempre analiza la política exterior de EE.UU. en términos de concentraciones interiores de poder político.

7. Repetir la calumnia de que Chomsky se ?equivocó? sobre Camboya:

?El marco de Chomsky para comprender la política exterior de EE.UU. es atractivo porque parece que viera a través de la neblina, mientras permite que los que lo aceptan se sientan como si estuviera del lado de los ángeles de la historia. Su mundo es ordenado, lógico, en él todo se prevé. La forma que toman los acontecimientos podrá ser inesperada, pero los eventos mismos son el resultado predecible de ésta o aquella política estadounidense. Aplicado a Vietnam, Timor Oriental y Palestina, el análisis de Chomsky del imperialismo de EE.UU. ha demostrado poderes proféticos poco comunes. Aplicado a Camboya y a los Balcanes, le ha impedido comprender que el mal no ha sido urdido desde Washington.?

Shatz ni siquiera trata de ofrecer alguna prueba de las afirmaciones de este párrafo. Puede formularlo como si fuera verídico porque semejantes falsas acusaciones han sido lanzadas durante años, hasta el punto en el que la gente piensa ?¡oh!, debe ser verdad?. Es la misma calumnia que el ideólogo de extrema derecha Richard Bennett utilizó en su discusión en CNN con Chomsky hace algunos meses.

8. Crear una representación falsa de las dos alas de la llamada izquierda, con Chomsky y Christopher Hitchens en los extremos opuestos, ofreciendo dos ?paradigmas? de la política exterior de EE.UU.:

?A pesar de sus puntos fuertes, desde el 11 de septiembre estos dos paradigmas han demostrado ser brújulas poco fidedignas. La perspectiva negativa de Chomsky del poder estadounidense hace que sea virtualmente imposible contemplar la posibilidad de intervenciones militares justas de EE.UU., sea en defensa propia o para prevenir un genocidio. La aceptación obnubilada de Hitchens del poder de EE.UU. lo ha hecho menos y menos capaz de fijar un límite entre la intervención humanitaria y el aventurerismo de un estado delincuente. Lo que la izquierda debe cultivar es una síntesis inteligente, que reconozca que Estados Unidos tiene un papel que jugar en el mundo, mientras advierte al mismo tiempo ante los peligros de una política exterior imperial.?

¿Por qué exactamente considera que Chomsky tiene una perspectiva ?negativa?? Es simplemente una acusación más sin evidencia alguna. Es fácil encontrar el punto de vista de Chomsky sobre el tema de la intervención humanitaria. Si las concentraciones de poder, (los que poseen y controlan las inmensas corporaciones, y aquellos que tienen una influencia dominante sobre la política exterior de EE.UU.) no han cambiado, es ridículo pensar que el gobierno de EE.UU. va a intervenir militarmente en otros países de una manera humanitaria. Se puede pintar a un tigre de azul pacífico, pero sus dientes y su apetito no desaparecerán con sus rayas.

El último párrafo del artículo de Schatz muestra hasta qué punto se cierra ante las razones por las que los estadounidenses comunes y la gente en todo el mundo se oponen a la política exterior de EE.UU.

¿Por qué la izquierda se opone a la guerra contra Irak? ¿Nos oponemos porque los motivos del gobierno de EE.UU. para ir a la guerra son siempre engañosos, o porque Estados Unidos no tiene derecho a derrocar gobiernos extranjeros que no nos han atacado primero, o porque la guerra es inoportuna y probablemente va a fracasar? ¿Nos oponemos porque es unilateral e ilegal según el derecho internacional, o porque el gobierno de EE.UU. no ha presentado una visión coherente de Irak después de Sadam? Como en el caso de Afganistán, hay más de dos maneras de estar a favor o en contra de una intervención en Irak. Como en la guerra contra el terror, el debate en la izquierda sobre los usos de la fuerza de EE.UU. no parece tener fin.

En ninguna parte menciona Shatz lo obvio, el inmenso hecho flagrante de que los apólogos del asesinato masivo como Christopher Hitchens se han negado a aceptar: que muchos estadounidenses se oponen a la política exterior de EE.UU. porque ven el sufrimiento que causa a miles de otros seres humanos. Es la misma razón por la cual muchos estadounidenses confían en Noam Chomsky, y en otros valerosos intelectuales, para comprender esa política.

Más civiles fueron matados en Afganistán por los bombardeos de EE.UU. que los muertos del 11 de septiembre en Nueva York. Además, muchos más murieron en los campos de refugiados a los que huyeron debido a los bombardeos. Como el mismo The Nation ha señalado, Afganistán no se convirtió en un mejor sitio para su gente a causa de los bombardeos de EE.UU. Como ha indicado el New York Times, Al Qaeda es más peligroso ahora de lo que era antes de los bombardeos.

El crimen de Chomsky, para la izquierda y la derecha, ha sido siempre el mismo: toma en serio la suposición moral fundamental de que todos los seres humanos en todo el mundo tienen vidas de igual valor. No existen ?nuestras víctimas? y ?sus víctimas?.

El artículo de Sharz, al tergiversar a Chomsky y a otros oponentes del bombardeo de Afganistán, sirve para preparar el camino para que muchos de la izquierda apoyen la guerra en Irak, ignorando también a las víctimas en ese país. Sin duda, los oponentes a la guerra en Irak serán acusados de no desarrollar lo que Shatz llama ?una crítica informada que trascienda las perogrulladas pacifistas.?

En realidad, Chomsky ha estado desarrollando esa crítica informada desde hace décadas.

En cuanto a mí, preferiría pronunciarme con ?perogrulladas pacifistas? que repetir mecánicamente las perogrulladas militaristas de la ?intervención humanitaria?, también conocida como guerra, o sea, en realidad, el asesinato masivo.

Lawrence McGuire es autor de: ?The Great American Wagon Road?. Vive en Francia. Su correo es: blmcguire@hotmail.




Volver al Home