ANTROPOSMODERNO
V Jornadas de Sociología
Carrera de Sociología ? Facultad de Ciencias Sociales - UBA

“expresamos por unanimidad que, en el ejercicio ético de nuestra profesión, los científicos sociales no pueden limitarse a la realización de un diagnóstico de sus sociedades...

Imprimir el artículo  |  Volver al Home






V Jornadas de Sociología
Carrera de Sociología ? Facultad de Ciencias Sociales - UBA


CONOCER Y ENFRENTAR LO INHUMANO


LA DESOBEDIENCIA DEBIDA EN ACCIÓN


?expresamos por unanimidad que, en el ejercicio ético de nuestra profesión, los científicos sociales no pueden limitarse a la realización de un diagnóstico de sus sociedades, sin conocer y enfrentar las múltiples dimensiones en que se ejerce de manera inhumana y arbitraria el monopolio legal de la violencia en nuestro continente.

Postulamos así la urgencia de colaborar en la construcción de un juicio moral que haga posible la ruptura con las formas de obediencia acrítica a la autoridad, haciendo observable y promoviendo la desobediencia debida a toda orden de inhumanidad.?

Declaración Final (Aprobada en Asamblea) del
XXII Congreso de la Asociación Latinoamericana
de Sociología. Concepción, Octubre de 1999

Las Vª Jornadas de la Carrera de Sociología de la UBA transcurren en el contexto de una crisis social y política del país que sumerge a más de la mitad de la población en condiciones infrahumanas de vida. Crisis que involucra también a la Universidad Pública, que padece el deterioro progresivo de los recursos humanos y materiales necesarios para hacer frente a la demanda de educación.

Hace ocho años, durante la Iª Jornadas de la Carrera de Sociología en 1994, reflexionando al respecto, el PICASO señalaba:

?A lo largo de las tres últimas décadas, un conjunto secuencial de dictaduras militares, expresando el sentir y las necesidades de los sectores dominantes más reaccionarios del país, intentaron destruir de raíz la vida académica de nuestra Carrera de Sociología.

En más de una ocasión pareció que lo lograban definitivamente: la última dictadura genocida dio muestras plenas de esa determinación por hacer desaparecer los modos de hacer y conocer la realidad social que incomodaba a su política autoritaria.

Pero una vez más, estudiantes y profesores con su obstinación lo impidieron. Y lo hicieron con una determinación semejante a la de quienes , a fines de la década del cincuenta, habían creado condiciones fundacionales de la Carrera de Sociología instaurando una práctica científica dirigida a la construcción y difusión de un conocimiento crítico de nuestra realidad social...

El Programa de Investigaciones sobre Cambio Social (P.I. Ca. So.) se solidariza con todos aquellos que, durante los últimos años, se comprometieron con la recuperación de la enseñanza de Sociología en la Universidad de Buenos Aires procurando instalar la trayectoria docente de trabajo académico y científico en el campo general de las Ciencias Sociales y de la Sociología en particular.

Desde sus inicios, y a lo largo de estos treinta y seis años, la historia de la carrera de Sociología ha estado estrechamente vinculada a un conjunto de luchas originadas en la disconformidad moral con lo que de injusto e inhumano expresaba y mantenía el orden social. Estas luchas han sido ejercidas desde diferentes orientaciones políticas e intelectuales...

El futuro de la construcción de un conocimiento crítico en ciencias sociales, enraizado en la desobediencia debida ante lo que de injusto e inhumano expresa el orden social, no nos está garantizado. Depende de la argucia de nuestras armas intelectuales y morales ?

Frente a la exclusión económica y política, al maltrato personal, a las formas elitistas, autoritarias e ilegítimas de ejercicio del poder en la Facultad, el movimiento estudiantil ha desobedecido, ha iniciado un proceso de autonomización.

Los estudiantes de Sociología luchan una vez más - como en el momento fundacional de la carrera en el ?58 y como en las respuestas a las sucesivas dictaduras militares posteriores- por democratizar la vida política y social al interior y al exterior de la Facultad, contra las formas autoritarias, fascistas y/ o excluyentes que asume la vida política del país en todos sus ámbitos.

Esta lucha democrática se ha expresado en la elección directa del director de nuestra Carrera bajo el lema ?una persona / un voto?.

PICASO comparte la decisión de confrontar un modelo de autogobierno universitario anacrónico, que se ha convertido en un instrumento monopolizado para la corrupción excluyente y elitista. Las banderas de transformación universitaria de la Reforma del ?18, levantadas en su momento como un acto de rebeldía estudiantil en el conjunto de América Latina, deben ser actualizadas a la luz de la historia del siglo XXI.

Nuestro Programa celebra la creatividad y sensibilidad actual de los estudiantes frente a la arbitrariedad del poder y al mismo tiempo valoriza la reflexión y revisión permanente de las decisiones tomadas, la necesaria búsqueda de discusión y consenso sobre los instrumentos más idóneos para llevar adelante su lucha, sin atarse a dogmatismos ni sectarismos de ninguna clase, como modo democrático de respetar y convertir en formas de acción la construcción de la voluntad general de la comunidad sociológica.

Una Carrera y una Facultad que proclamen la defensa sostenida de la democracia, tienen que acompañar activamente el proceso de igualación de los derechos de representación y sacudir a los que se mantienen en la modorra de una comunidad académica ?adormecida? y sobrepasada por la vertiginosidad de acontecimientos que la dejan ciega, sorda y muda en su triste y limitado papel de ?vigilantes y protectores de la normativa? de la realidad social y de nuestra Facultad en particular.

A la luz de los procesos históricos en curso, el PICASO considera que las convicciones iniciales de la fundación de la Carrera de Sociología se actualizan más que nunca. Creemos que Sociología debe, ante el resto de la sociedad, preservar el espacio de la autonomía universitaria ?democrática, pública y laica- como formador de un reservorio activo de fuerza intelectual y moral, fundado en el conocimiento riguroso de cómo realizar la desobediencia debida a los modos inhumanos de producir y preservar el actual orden social. Como también decíamos en 1994:

?La construcción de conocimiento radical en el marco de la recuperación de la enseñanza de la Sociología supone vencer el desarme intelectual que han pretendido las dictaduras de turno, militares o civiles de las clases dominantes...

El intento de construir un orden de lo político, a partir del desconocimiento del orden de lo social corre el riesgo de que su empresa pueda ser la resultante de un orden que se desconoce pero que, quizás, expresa y ayuda a prolongar. Dar por descontado un conocimiento de la manera en que se constituye el orden de lo Social ha sido fuente no sólo de errores en la reflexión sino de catástrofes en la realidad.?

Hablamos de un conocimiento que posibilite delinear cursos concretos de acción en la lucha social para la generación de condiciones crecientemente igualitarias y democráticas.

Lograr que la política universitaria de la Carrera y de la Universidad sean consecuentes en los hechos con lo que proclama reiteradamente en los discursos: para ello debe invertir prioritariamente recursos humanos y materiales para viabilizar la articulación entre investigación y docencia desde el inicio de los primeros años de la formación de sus estudiantes, para que conozcan las necesidades más urgentes del conjunto de la sociedad desde la perspectiva de los más reprimidos, excluídos y socialmente explotados.

Quiere decir que la Carrera debe comenzar a fortalecerse académicamente, combatiendo el desarme intelectual que aún se expresa tanto en sus programas de estudio, como en su aislamiento cultural y científico del resto de las ciencias sociales- historia, economía, filosofía, psicología, antropología ? disciplinas con las que conformaba una única y amplia Facultad en sus orígenes y con las que debe interactuar necesariamente en el proceso reflexivo. Fragmentación y compartamentalización ?sabiamente? construidas por los procesos dictatoriales, que la recuperación institucional de la vida del país no pudo, todavía, revertir.

Los estudiantes de Sociología no son los únicos que hoy confrontan la arbitrariedad del poder. Al compás de la desestructuración de relaciones sociales producto de la lucha entre fracciones capitalistas, se produce un proceso de autonomización de distintas fracciones sociales, que buscan embrionaria y originalmente formas instrumentales para desarrollar su poder de acción. Nos referimos a los procesos de ocupación/tomas de fábricas y autogestión obrera; a los movimientos piqueteros de desocupados de heterogénea identidad política; a las asambleas barriales y distintas formas de resolución y organización barrial como comedores populares, centros culturales; a los movimientos ciudadanos y organizaciones no gubernamentales de la sociedad civil que se movilizan, etc.

La autonomización en la lucha expresa la capacidad de creación original que están demostrando estos sujetos sociales de desembarazarse de ciertas formas concretas de opresión inherentes al capitalismo, constituyendo espacios de innovación política y social.

Pero así como este proceso de autonomización no puede generarse sin confrontarse y protegerse de la arbitrariedad del poder, tampoco puede profundizarse si se produce aisladamente, sin la cooperación solidaria de muchos, crecientemente iguales. De allí la importancia de tomar conciencia de la necesidad de encontrar un modo de organizar la direccionalidad política con capacidad de sumar y articular el creciente avance de las diversas identidades sociales en lucha.

El momento crítico actual le ofrece también a los científicos sociales la oportunidad de autonomizarse del encierro y enclaustramiento en la normativa de un orden social perverso, para constituirse como una comunidad científica y militante de la desobediencia debida a toda orden de inhumanidad.


Programa de Investigaciones sobre Cambio Social (P.I.Ca.So.)
Carrera de Sociología / Instituto Gino Germani
Facultad de Ciencias Sociales ? UBA

Noviembre, 2002



Volver al Home