PROCESAMIENTO DE LO NUEVO Y ADICCIONES

Lic. María Rita Pousa

Publicado el: 2015-06-02


       Facebook               Texto en Word 


    


En las páginas siguientes, se exponen fragmentos de ciertos supuestos fundamentales del psicoanálisis, que sustentan determinadas puntualizaciones sobre el valor teórico del tratamiento de un adicto.



PROCESAMIENTO DE LO NUEVO Y ADICCIONES

http://webs.sinectis.com.ar/damoreira/Pousa.html


Lic. María Rita Pousa

Consideraciones iniciales

En las páginas siguientes, se exponen fragmentos de ciertos supuestos fundamentales del psicoanálisis, que sustentan determinadas puntualizaciones sobre el valor teórico del tratamiento de un adicto. Al respecto presento notas de las observaciones que posibilitaron el historial clínico y terapéutico de dos jóvenes apegados a la ingesta. Se informan también [brevemente], las indagaciones efectuadas estrato por estrato de la constitución de lo nuevo y su particular enlace con la subjetividad. Tales configuraciones ponen en evidencia la eficacia de la pulsión de vida y el poder nivelador del afán de muerte, en el contexto de la cura.

El retorno de lo igual

Es frecuente observar en el tratamiento de pacientes adolescentes [adictos] expresiones de un aburrimiento y tedio que logra extenderse a todas las áreas de su vida anímica. Junto a estos desprendimientos de afecto suelen aparecer tendencias a realizar ciertos circuitos de acción rutinarios, ligados a un preconciente motriz. Tales eran las exteriorizaciones de un adolescente medio quien solía hacer el mismo recorrido por el barrio de su infancia para encontrarse con el grupo de pertenencia y con su proveedor habitual. El joven relataba los paseos, en su mayor parte nocturnos con un intenso goce diciendo que se reencontraba como con su familia. La pérdida de la luminosidad [caminatas nocturnas], pone en evidencia una tramitación particular de la pulsión escópica y probablemente de la pulsión de dormir.

En el consultorio se paraba y caminaba en diagonal fijándose seguir siempre la misma dirección. La familia también estaba imbuida de un clima rutinario y mecánico. El padre era un remisero, que solía realizar trabajos de carácter repetitivo y burocrático. La madre era una empleada administrativa, que siempre trabajó en el mismo puesto y lugar, no deseaba cambiar aunque, decía estar cansada y aburrida.

Los enlaces tiernos entre los miembros del grupo, requisito que impide la trasmisión intergeneracional del trauma (Freud, l916d), aparecían ocasionalmente, en cambio era privilegiada una modalidad de aislamiento afectivo, que se combinaba con estallidos de furia y violencia en un esfuerzo por despojarse de la tensión vital.

Durante el tratamiento se planteó la posibilidad de un cambio de lugar de internación del hijo, pero se llenaron de confusión y malestar porque no querían "empezar todo de nuevo", ya era un lugar conocido apto para el despliegue de escenas rutinarias empobrecidas.

Otro joven, Mario, actor, adicto a la cocaína y al alcohol, manifestaba verdadero terror al cambio de trabajo, a pesar de "aburrirse como un hongo" y de recibir ofertas tentadoras de otros espacios [laborales]. Estas prácticas rutinarias implicarían un rasgo caracteropático propio de los adictos, enlazado a un intenso temor a quedarse encerrado afuera.

El verbo aburrirse, así como también otros verbos o frases verbales, en este paciente se enlazaba a un fragmento psíquico que se esforzaba por degradar los procesos anímicos a lo inerte (un hongo).

Las manifestaciones de tedio y aburrimiento suelen estar acompañadas por voces de tonalidad monótona, parecen conformar un estado de apatía, expresión de la auto supresión subjetiva (Maldavsky 1996) que alternan en oportunidades con euforia y un decir abrumador difícil de indagar e inteligible a veces solo a posteriori.

El efecto contratransferencial, resultado de la activación de la ensambladura defensiva del paciente, suele ser una sensación de somnolencia o de desesperanza en el curso del tratamiento, el cual no queda a salvo de los esfuerzos descomplejizantes, arruinándose de esta manera el contexto de la cura. En este sentido el destino de lo percibido, tramitado y construido en el analista es por lo menos incierto.

La pulsión de muerte en juego [Thanatos] (Freud 1920g) marca con su tendencia a la inercia la vida anímica de los pacientes y a su servicio retorna lo traumático sin posibilidad de elaboración, a la par que la pulsión de sanar expresión de la autoconservación no encuentra un soporte adecuado para su despliegue.

En este panorama la función de la ingesta adictiva, sería la de un intento de frenar un dolor que no cesa y que se desprende desde la fijación al trauma .Además opera como reemplazo fallido de la coraza antiestímulo, a costa de la pérdida de cualidad afectiva, muestra el retorno de aquello de lo cual se pretendía erigir como defensa, la vuelta a lo inerte.

Hasta aquí podemos inferir el ensamblado de tres fragmentos psíquicos que se enlazan a diferentes destinos de pulsión, que por momentos coexisten, se subordinan o refuerzan en la dinámica de su tramitación. Una porción implica cierta supresión de la conciencia ligada a un autoerotismo tóxico, otro sector corresponde a ciertos procesos traumáticos dónde la energía mecánica cobra privilegio, por último un tercer segmento, está formado por escrituras paranoicas en donde la exterioridad es vivida como peligrosa y decepcionante. Esta pieza cobra mayor importancia ya que impide la salida a la exogamia sobre todo durante la adolescencia.

El joven adicto vive así una encerrona autointoxicante al igual que la familia, que no puede complejizarse y tramitar los avances de las nuevas pulsiones que surgen.

Una canción del grupo under "Pilsen", cuyo líder se hace llamar "Piltrafa", era preferida por un paciente que aspiraba pegamento desde los doce años, era consumidor habitual de cocaína y cerveza, y alguna vez había probado L.S.D. Aquí se ilustran los fragmentos a los que me referí anteriormente. Nótese la falta de métrica, atribuible quizás, al goce irrestricto que no admite puntuación.

Escape

No tengo miedo mi vida no es fácil Yo soy mi único amigo no les importa nunca seré vencido.

Ya mi cerebro me comen sus leyes me dicen que voy mal no me quieren escuchar sentimientos destrozados no me digan que hacer no se pongan de mi lado déjense de joder.

Fuera de aquí fuera de mi fuera de todo lo que pueda venir sin importarme como ellos son la vida es para vivirla como estoy lejos del control.

Lo nuevo como desgarro

De todo lo expuesto recortaré las implicancias posibles de las tendencias conservadoras como obstáculo para la generación, captación y procesamiento de "lo nuevo" en pacientes toxicómanos y su entorno.

Lo nuevo, tiene su base en las exigencias de la pulsión de vida. Una cierta tensión es necesaria para crear en el seno de lo inerte una diferencia inaugural de lo vital, regido en un primer momento por el principio de constancia, que permite acopiar energía. Así de la unidad inicial, progresivamente se pasa a la diversidad que exterioriza el afán de Eros en pugna con la pulsión de muerte. Dicho de otra manera, el principio de inercia es neutralizado, por los elementos constitutivos de la sexualidad y la autoconservación.

En los primeros momentos posteriores al nacimiento se instalan restos perceptivos [o vivenciales] que frenan el avance pulsional, se crean huellas del corazón y los pulmones entre otras, articuladas entre sí (Moreira, 1995), organizándose como un Yo de realidad primitivo, segregado del Ello.

Este Yo mediante un signo distintivo de realidad, diferencia un adentro de un afuera [indiferente] Las percepciones de las que puede fugar mediante la acción muscular son adjudicadas al exterior, las que no pueden ser evitadas por esta vía son consideradas externas.

De tal manera se va pasando, de la captación de puras cantidades provenientes de la exterioridad, a procesos de cualificación del rasgo temporal de esas cantidades. Las percepciones diferenciales implicadas en dichos procesos adquieren la significatividad de lo nuevo que resulta ser un acto puramente interno. Cabe agregar que para la formación del Yo, son necesarias condiciones especificas, entre ellas la instauración de un contexto que opera como soporte de lo anímico, es decir deben articularse los estímulos externos y los procesos pulsionales y neurológicos que acaecen en el niño. Aquí cumple un papel fundamental, la función materna que en su adecuación a los ritmos del bebé, sostiene las proyecciones de la discriminación interno-externo, iniciando de este modo el camino hacia la conquista de la sensorialidad y la creciente subjetivación.

Volviendo al concepto de lo nuevo, vemos que su generación es siempre un desgarro respecto de la unidad previa. La percepción del matiz afectivo [primitivo y automático que requiere de un interlocutor empático] es la novedad respecto de la captación de pura cantidad así como la sensorialidad lo es respecto del afecto, el resto mnémico releva la percepción, y los pensamientos que enlazan los saldos de memoria serían neoformaciones frente a las representaciones (Maldavsky, 1991).

Cuando se producen fallas en la organización del yo real primitivo, enlazadas a la ausencia de un contexto empático, los vínculos familiares voluptuosos carentes de ternura dejan al individuo a merced de estimulaciones que se tornan desbordantes. La libido intrasomática [intraorgánica según Lacan] se estanca convirtiéndose en fuente de un intenso dolor [hipocondríaco] percibido sin ser alumbrado por la conciencia, que sufre los avatares de la desestimación.

Por lo tanto el psiquismo encuentra los caminos hacia la representabilidad sumamente limitados, en lo que hace a su forma y contenido. Otros modos de organización yoica, al estilo del Yo de Placer y sobre todo el Yo de Realidad Definitivo o el Superyó, ven alterados sus modos de funcionamiento y los enlaces lógicos de los pensamientos. Así en el encuentro con lo diverso pero afín, cobraran vigencia mecanismos de desestimación y actos proyectivos con los cuales se intentará hacer desaparecer la diferencia. Cuando en un fragmento más complejo aparece la desmentida, se tratará de sostener una ilusión en la cual la realidad sensorial sea la réplica de los procesos pulsionales. La realidad tiene que otorgar algo que se anhela, siempre está en deuda con el sujeto.

Parece importante tener en cuenta la particular relación, entre esta imposibilidad de contar con un preconciente rico en palabras, [ya que estas disuelven la supuesta deuda y rescatan de la compulsión a la repetición de traumas] y la percepción de la palabra del analista como lo nuevo. Quizás, en muchas oportunidades, sea vivida como un desgarro por el paciente adicto, quien intentará expulsarla o desmentirla sin poder entramarla en una red significativa como dice la canción de Pilsen "fuera de mi, fuera de todo lo que pueda venir".

Bibliografía

.

Freud, S. (1891) La afasia. Ed. Nueva Visión, Bs. As.

(1911b) "Formulaciones sobre los dos principios del acaecer psíquico", AE. Vol.11

(1911c [1910]) "Puntualizaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia (demencia paranoides) descrito autobiográficamente", A.E., Vol. 12

(1920g) Más allá del principio del placer, AE., Vol.18

(1950a[1892-1899]) Fragmentos de la correspondencia con Fliess, AE., Vol.1

Maldavsky D. (1991) Procesos y estructuras vinculares - Mecanismos erogeneidad y lógicas. Ed. Nueva Visión.

(1992) Teoría y clínica de los procesos tóxicos, AE.

Moreira D. (1994c) Miguel y su letargo. En Patología actuales en la adolescencia, 1994, Editorial Kargieman. Compiladora: Susana Quiroga.

(1995) Psicopatología y lenguaje en psicoanálisis. Psicosomática, autismo y adicciones. Ed. Homo Sapiens.

N.Neves y A. Hasson, (1994) Del Suceder Psíquico. Ed. Nueva Visión, Bs.As.




Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno