EL OTRO ESTÁ MARCADO

Ana Casalla.

Publicado el: 2003-07-07


       Facebook               Texto en Word 


    


Lacan nos dice en la Proposición de Octubre que al fin del análisis, "en su deseo, el psicoanalizante puede saber lo que él es"





EL OTRO ESTÁ MARCADO

por Ana Casalla.

(*) Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis; Rosario; 1999.

"?LA sexualidad tal como es vivida ? representa un defenderse de dar curso a esta verdad: que no hay Otro?.En este sentido el símbolo S(A) quiere decir que podemos razonar nuestra experiencia a partir de esto: que el Otro está marcado." Lógica del Fantasma. Jacques Lacan.

Lacan nos dice en la Proposición de Octubre que al fin del análisis, "en su deseo, el psicoanalizante puede saber lo que él es"(1),. En esa situación analítica, lo que él es, eso único, tomó el lugar de cancelar todos los sentidos que vengan del goce del Otro, si lo hubiera. Y es debido a que "se dio curso a esta verdad: que no hay Otro", a través de la experiencia de un análisis, que eso se hará sentir en su ser y en su deseo.

Es un ser que surge como límite a la infinitización del valor del sujeto y se construye en ese límite. Infinitización que estuvo atada a la metonimia del deseo como deseo del Otro.

Mas bien es un ser de castración cuya dignidad sólo se la da el deseo, deseo de excluirse del conjunto del Otro, o deseo de castración. Castración que estuvo atada a defenderse de que Otro, no hay.

Enuncia, en los párrafos siguientes la destitución subjetiva en boca de Santo Tomás, como Sicut Palea, basura. Fue así como el santo declaró sobre la obra de toda su vida y la tiró, al tiempo que juraba no volver a participar en los debates sobre la existencia de Cristo. Los cuales, lo habían llevado a ser un erudito de la fe.

Encontré en su caso, que al ser nuevamente convocado por el Papa, para volver a participar en esos debates, para volver a ser lo que era, (antes del Sicut Palea), no dice que no, sino que puesto en camino, enferma y muere. Directamente, no es.

"Prescinde de la palabra ser"(2), al decir Sicut Palea, poniendo límite a la infinitización producida por sus elaboraciones intelectuales, lo cual lo hacía ser un erudito de la fé y luego también elimina el ser. Ser que se elimina con la enfermedad que lo lleva a la muerte, cuando el Otro volvió a presentarse, llamando?

No podría identificar esta manera de "prescindir de la palabra ser", sucedido de su eliminación, con el des ? ser del final del análisis, del cual Lacan habla poco después de mencionar a Sto. Tomás.

La destitución subjetiva en La Proposición lleva la marca de Santo Tomás. Allí se evoca la extrema salida del Santo sólo si se hace la lectura con otros textos. Ahí no encontramos más que la mención al nombre de Tomás unido al Sicut Palea.

Me pareció un enigma ese modo de transmitir de Lacan. Todavía más, me pareció un modo de formular un enigma. Asi, comenzó este trabajo, el cual parte de repetición y transferencia y deriva en el fenómeno psicosomático.

La salida de Santo Tomás por el lado de la enfermedad y muerte, me hizo buscar por el lado de la psicosomática.

Fui encontrando la necesidad de articular la repetición desde la lógica, abriendo entonces ciertos conceptos e ideas que quedan si no, a mi entender, como estancados en el seminario 11. Tales, las que se refieren a la constitución del sujeto, repetición y transferencia donde la escritura del rasgo, como escritura de la falta no está aún logicizada. Escritura del uno en más (como llama al rasgo unario en La lógica del fantasma) dándole un estatuto lógico al rasgo.

Lo que queda entonces lógicamente establecido, a través de la escritura de la falta es en qué mediante la repetición, la castración, si defiende de dar curso a esa verdad, no hay Otro, en ese mismo defenderse produce el encuentro con el horror, que el Otro está marcado. Produce el encuentro "sufriente" a través de un quantum negativo, con esa medio verdad.

Veremos cómo la holofrase, que en el 11 aparece definida, como que el sujeto no pone en juego la afanisis, se abre de un modo más clínico.

Mi movimiento consistió, en leer aquéllos párrafos de la Proposición sobre el fondo de los seminarios 11 y 14.

El camino se fue trazando por algunos indicadores, marcas que encontré en el texto de la Proposición.

No voy a entrar en todo ese desarrollo acá; no obstante aseverar sí, que el analista "marcado", es con la marca que sostiene la falta, lo cual mayormente, es agalmático.

Encuentro que si la emergencia del SSS está pivoteada sobre un significante de la repetición, justamente el uno en más. La caída del SSS, en el texto de la Proposición, está elaborada sobre " aquello que provoca la repetición, el uno en más" de una forma que llamaré provisoriamente desdoblada.

Función, el SSS, en que el dispositivo da entrada a ese defenderse de que no hay Otro

Aquéllo que provoca estructuralmente la repetición es que "sobre lo marcado la marca se borre"(3), de ahí el llamado a lo nuevo, donde la repetición nos da un respiro a la consolidación del "sufrimiento", del goce que la particular relación con el Otro produce también en repetición. Entonces, estoy diciendo, dos caras una de corte otra de significación de goce, quedan integradas con la escritura del uno en más.

Retomo, si lo que provoca la repetición es que cada nueva marca, borra una marca sobre lo marcado no dejando ver, la hendidura que la alberga, cada vez.En la situación analítica la condición de caída del SSS, es que se borre sobre lo marcado(1), esto es el analista, lo cual lo hace caer revelando al mismo tiempo la falta que sostenía el agalma.

En síntesis lo tomo como brújula al uno en más, el llamado rasgo unario que pasa a estar en el centro de la repetición freudiana en el seminario 14. Como escritura de la falta es punto absoluto de no saber, de empalme como también lo nombra Lacan "?entre el propio deseo y lo que hay que revelar"(4).

Se revelan en cada repetición nombres de la falta, significaciones que articulan síntomas. Es la cara ligada al cierre, a la significación.

Se revela en transferencia, dónde se sostenía esa significación, en cuál vacío se sostenía el ser. La cara corte. es interpretación reveladora, siendo su efecto de sorpresa , guía del encuentro con que hay medio verdad ausente; escrita así la no existencia del Otro Eso abre, hace estallar la significación.

El analista que ocupa el lugar de a, en este caso, introduce la función castración, mediada por la transferencia. Sostiene la dimensión de la falta, a la vez que el a se empalma, o se termina "con una cola significante"(3). Como consecuencia, el analista que sostiene este proceso, estará marcado.

El sujeto del fin de análisis pasó por un análisis, por la transferencia, el tiempo del uno en más, en un trabajo donde se culmina con el borramiento sobre lo marcado

El des ? ser del fin del análisis depende de la caída del analista como objeto.En ese punto, dice que sólo se produce si lo que el analizante no sabía sobre lo que sostenía el agalma en el analista, aparece del analista borrado. La condición para que caiga es que lo marcado por algún rasgo, el analista, eso en lo marcado se borre, deje ver el vaciamiento de la marca; lo cual lo hace caer como cualquier a.

Está marcado quiere decir S(A), escritura de la falta, así es tomado por el inconsciente.(3)

"Entonces, hay vía falsa, hay vía justa, la transferencia ha de permitir la vía justa. Tomar por la vía justa es la admisión en la base y en los principios del inconsciente"(3).

Sto. Tomás llega al Sicut Palea, sin este procedimiento y esto tiene consecuencias presumo sobre ese modo de eliminar el ser. Para llegar a forjar eso que se da a saber, eso que se es en su deseo, lo único como aquello que corresponde a un sujeto incontable, debe haberse hecho la experiencia analítica, en tanto la transferencia pivotea sobre el uno en más, el llamado rasgo unario, un tiempo de constitución del sujeto.

De la psicosomática

En el Seminario 11 pag. 245, para empezar a hablar de la psicosomática, Lacan apela a las experiencias de Pavlov sobre el reflejo condicionado en el animal.(4)

El animal tiene un tiempo de retraso. Da a entender, que con ese tiempo de retraso, no estaría impedido de hablar, pero sí de preguntar por el deseo del experimentador, no está llamado, dice.No poder preguntar por el deseo, es la vía psicosomática.

Asociar una necesidad a un estímulo cualquiera, significa el corte de la necesidad, es asociar un significante. El sujeto en el fenómeno psicosomático, asocia también, frente al corte de la necesidad un significante.(4)

El hecho es que, asocia un significante, pero aún hablando no está llamado a preguntar.

Habla , asocia un significante, pero hay un tiempo de retraso.(4)

Seguidamente, en el segundo párrafo de esta pag.;dice, holofrase, como no hay intervalo. Y también que no pone en juego la afanisis el sujeto.(4)

Me pregunto sobre el intervalo, qué es?.

A la luz del 14, entre S1 y S2 , está el uno en más, es lo que los mantiene articulados. Como lo venimos diciendo, es intervalo, en tanto escribe la falta, lo pongo en esos términos, me parece más lógico y más coherente con la teoría del síntoma .

Si la repetición escribe el uno en más, es posible hacer la pregunta, en la medida en que es equivalente al S (A). La escritura de la falta, permite hacer la pregunta, el deseo del Otro se presenta como enigma. Así leo desde el 14 la idea de Lacan de que la vía psicosomática es no preguntar.

Pero por qué un tiempo de retraso?

Estas frases del 11, me llevan a la misma hipótesis con la que vengo en este trabajo. Se trata del rasgo unario, en función en el inconsciente, o sea en el centro de la repetición freudiana , quien no toma la función. En este punto, mas bien lo pienso del lado de no poder preguntar por el deseo porque no está cumplida esa función, la cual surge en el límite de la estructura del lenguaje, como escritura de la falta. Permitiendo el cierre de la cadena, haciendo límite a la infinitización del valor del sujeto, (o al todismo del fantasma ).

En la estructura el deseo como deseo del Otro depende de la dinámica significante, "un significante representa a un sujeto para otro significante"(3).Si un significante lo representa, el segundo lo excluye. Operación posibilitada por la emergencia del una vuelta más, del uno en más, haciendo borde de un conjunto vacío, con una significación, conservándose como faltante al conjunto de los significantes del Otro, y es en esto que escribe la falta(3).

La afanisis ( el sujeto de ahí está excluido) queda posibilitada por el movimiento estructural de la repetición, donde un significante falta al interior de la cadena (3).

Sin embargo, para que surja el deseo del Otro como enigma, un significante en más debe surgir para cerrar la cadena, que por faltar en el interior, surge en el borde de ese conjunto, con función de borde, como significación articulando síntomas.

Abro de este modo la afanisis. Es más claro tomarlo a la luz de los aportes lógicos sobre la repetición.

Me pregunto sobre poner en juego la afanisis de parte del sujeto, qué es?.

El uno en más nombrando la falta surge como producto de la repetición; en su cara de significación anticipa como respuesta de goce la pregunta por el deseo, qué me quiere?, quedando así eclipisada.Respuesta que se consolida en repetición.No obstante el deseo se sostiene de esa escritura de la falta donde la pregunta por el deseo ha quedado eclipsada.

Es en esto que un sujeto pone en juego la afanisis, que una falta recubre otra falta (4); que la falta primera, estructural se retome en la marca del Otro, con la escritura del rasgo unario.

El rasgo en sus dos caras entonces, de significación por un lado, de corte por otro, lo cual lo hace equivaler al S(A)(3).

El proceder de la repetición borrando cada vez con el surgimiento de un nuevo significante, deja marca.

Siempre me llamó la atención que el borramiento sea sólo a nivel de la conciencia en Freud (5), y Lacan no lo trabaja de otro modo.Hay una huella que indeleble queda en el sustrato ceroso, Freud dice inconsciente.

Lacan insiste, "la repetición se provoca porque la marca se borra a nivel de lo que ha marcado"(3).

Se borra como marca, sin embargo persiste como huella, como vaciamiento.

A la luz de estos antecedentes, me hago de este modo la pregunta: Qué pasa cuando no se borra la marca a nivel de lo marcado, transportada por la estructura del lenguaje?.

Y respondo por ahora: Viene hacia la conciencia como marca no tomada por la estructura del lenguaje, no tomada por la repetición como retorno de lo reprimido, sino como enfermedad del cuerpo, como dolor, como un primer ataque de asma, un segundo ataque de asma, un tercero, etc., sólo numeración. "El cuerpo es llamado a escribir"(2).

En cambio lo que es llamado a escribir en la repetición es el significante en el campo del Otro.

Para logicizar la repetición en el seminario 14, Lacan apela a la topología en tanto ordena cada vuelta en un disco, después lo hará en el toro y le imprime la lógica del sucesor en la ennumeración, de Frege.

Esto hace que cada vez que cuento de acuerdo a la lógica de la sucesión, voy a tener un elemento en más que es poner en la cuenta al cero falta(6), por eso Lacan insiste en que hay dos vueltas y una más.

Ese movimiento, tan interesante de representación y exclusión, es lo que Lacan toma para representar la relación del incontable, el sujeto, con su antecedente lógico el a, eso único que siendo un núcleo de sin sentido, es transpuesto por los significantes en el inconsciente que lo representan con la marca de la falta (3).

Lo único es cero, es vacío en la repetición, pero es por vía de la sucesión, en que la diferencia, lo diverso, escribe la falta en el inconsciente, que se transmite lo único.

De ahí lo unário, con todo el proceder de exclusión que ya describí, en repetición.

Cuando sólo se numera lo único, no hay operación exclusión en la enumeración (2). No hay intervalo entre significantes. No hay escritura de la falta. No hay pregunta por el deseo del Otro. No entra en función el rasgo unário posibilitando la institución del SSS. El cuerpo es llamado a escribir ser, ? ser asmática.

Conclusión

No darle curso al deseo como deseo del Otro, es:

-rechazo de la verdad que como medio ausente en la repetición retorna.

-Que no quede mediado por el una vuelta en más la escritura de la falta, en figuras que son de castración.

-Que no haya escritura de la falta sosteniendo el intervalo.

-Que no sea posible la pregunta por el deseo del Otro.

-Que el núcleo de sin sentido que es el a quede congelado en el ser, no poniéndose en juego la afanisis del sujeto.

-Que la operación de repetición no se cumpla con la lógica de lo unario, entrando como significación fálica.

Surge en su lugar cuando se trata del fenómeno psicosomático un goce específico, fijación en un órgano en el que el cuerpo se ve llevado a escribir, primero, segundo, tercer ataque. No haciendo posible por medio de la metáfora las elecciones, las vestiduras del deseo?el síntoma.

Hasta aquí, esta investigación.

Me interesó decía lo que entendí como la formulación de un enigma en la Proposición por parte de Lacan, lo cual invita a su develamiento.

Me resulta atractivo, jugar con la idea de que la mención de Sto. Tomás, en esas circunstancias, por Lacan, representa la escritura de una falta.

La falta de un analista que ofrezca su agalma a la caída del SSS. En su lugar está la demanda del Papa quien lo manda a continuar siendo un erudito; sin registrar ninguna variación posible, de eso que fue para Tomás destitución subjetiva.

REFERENCIAS

(1) ? Jacques Lacan.Proposición del 9 de Octubre. Ornicar 1.

(2) ? Idem.Conferencia en Ginebra.Intervenciones y Textos 2.

(3) ? Idem.Seminario La lógica del fantasma. Sin editar.

(4) ? Idem.Seminario 11.Ed. Paidós.

(5) ? Sigmund Freud.El block maravilloso.Ed. Biblioteca Nueva.

(6) ? Gottlob Frege.El fundamento de la aritmética. _

_



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno