Inicio Textos Biografías Música Multimedia Fundadores Objetivos Contáctenos Subscripción

Adicciones y experiencia - Algunas hipótesis

Déborah Fleischer
deborahfleischer@speedy.com.ar
Publicado el: 2002-05-08

    

La adición es el intento radical de desembarazarse de toda experiencia, precipitando al sujeto del lado de la pura reacción.

      Facebook    visitantes online.



Adicciones y experiencia

Algunas hipótesis

Por Déborah Fleischer


La adición es el intento radical de desembarazarse de toda experiencia, precipitando al sujeto del lado de la pura reacción. Esto lleva a diferenciar el consumo como búsqueda de experiencia de filósofos y escritores y lo que ocurre en la llamada toxicomanía de masas que se extiende a escala mundial, como fenómeno de los últimos 20 años. Algunos autores consideran la experiencia ("Erfahrung") algo inmediato, como lo hace Hegel, quién en el título original de la Fenomenología del espíritu la nombra Ciencia de la experiencia de la conciencia, con lo cual ubica a la conciencia en un camino hacía la ciencia y donde ya se puede recoger una definición de experiencia en esa unidad. Se considera a la experiencia siempre la experiencia de un saber. Bataille sostiene que la experiencia como inmediatez es justamente introducir el saber.

La búsqueda de « una experiencia » en la « adicción » rechaza el saber. Podemos ubicar dos recortes clínicos: un caso citado por Germán García: la analizante afirma: « la droga me sacó de la droga », argumentando que la lucidez que le provocaba le hacía insoportable la droga. El segundo ejemplo es de mi práctica. Se trata de un paciente que viene « fumado » a la sesión, supuestamente porque esto le abriría la posibilidad de la asociación libre, su aceleración es tal que no puede detenerse en ningún tema, termina diciendo estoy perdido, lo que lleva a señalarle esto que dice y cortar la sesión.

Transmisión de una experiencia

El adicto es alguien que suele referirse a su « experiencia » como algo intransmisible, al punto que prefiere ser tratado por un ex adicto, porque éste pasó por la « misma experiencia ». Esto obliga a diferenciar los distintos usos que se dan al término experiencia, nombraré algunos:

1) Cuando los adultos se refieren a su experiencia dice Walter Benjamin en La metafísica de la juventud apelan a los años vividos. Se cuestiona ahí por lo que han experimentado estos adultos cuando con un aire de superioridad anticipan a los jóvenes que a ellos también les sucederá lo mismo. Cita a Zaratustra para rebatir esta posición de los adultos, afirmando: «Uno solo se experimenta a sí mismo ». Unos años después, en 1933 diagnostica la pobreza de experiencia en la época moderna* adjudicando como causa la catástrofe de la primer guerra mundial.

Posteriormente señalará que la iluminación química, con la que experimento, constituye la escuela primaria para una iluminación profana, aproximándose, como dirá Enrique Ocaña en su libro El Dioniso moderno y la farmacia utópica a las tesis de Huxley y Benn. « El primero confió en la posibilidad de ilustrar farmacológicamente a las masas, educando su sensibilidad, estimulando con capacidades imaginativas e incluso usando pragmáticamente sus posibles enseñanzas. El segundo reivindicó para la química su trabajo de educación sistemática orientado a una intensificación de una vida consciente ».

2) La mística vive una experiencia intransmisible. Sin embargo en la posesión hay escenificación de un mito lo que implica invocación significante. Dejarse poseer es un goce señalado por la lengua. Hay un no poder decir que es el éxtasis en la experiencia mística. El sujeto se desvanece y solo sabe que ha gozado. Debemos diferenciar experiencia como transmisible de experiencia como goce. El goce es intransmisible. Justamente el odio por no poder gozar de lo que goza el otro ? dirá Lacan lleva al exterminio y al racismo. Pero el l anudamiento que hay entre goce, amor y escritura les permite a los místicos una regulación de ese goce.

3) La experiencia como transmisible, que Agamben sostiene que ha desaparecido en la actualidad. Dirá que la vida cotidiana se vuelve insoportable por su incapacidad de traducirse en experiencia, mientras que un siglo atrás lo cotidiano y no lo extraordinario se transformaba en experiencia, que además era posible transmitir de generación en generación, dirá así que su correlato es la autoridad. Lo que caracteriza al tiempo presente, según el autor de Estancias es que toda autoridad tiene su fundamento en lo inexperimentable y nadie estaría dispuesto a aceptar una autoridad que se sostuviera en la experiencia. Por eso dice Agambain el slogan a reemplazado a la máxima y al proverbio. Más adelante afirmará que hemos olvidado que antes del nacimiento de la ciencia moderna, ciencia y experiencia tenían cada una su lugar.

4) La experiencia del toxicómano. A partir de lo anterior Agambain sostiene que hay en la actualidad una brutal expropiación de la experiencia. Incluso la toxicomanía de masas debe ser vista desde esta perspectiva. Esto obliga a diferenciar el consumo de algunos filósofos y artistas intentando apropiarse y transmitir una experiencia de la adicción, en la como vimos en los ejemplos clínicos la experiencia así definida es imposible.

Foucault por ejemplo, creía, según afirma su biógrafo James Miller, que las drogas podían hacer experimentar un placer muy intenso, que permitía junto con prácticas sadomasoquistas una experiencia del límite que para él tenía un profundo alcance filosófico, que hacían experimentar en el propio cuerpo placeres polimorfos. Se plantea así « la utopía de un cuerpo fuera del sexo cuyos placeres múltiples no estarían unidos bajo la férula unificante de la castración »1. Esta posición es semejante a la de Artaud, quien decía que la droga tenía como función hacer trascender una corporidad que era vivida como perpetúa crucifixión.

5) La experiencia del análisis, a diferencia del concepto hegeliano no es ya una experiencia del yo ni del sí mismo. El núcleo de nuestro ser no coincide con el yo. Este es el sentido de la experiencia analítica, y alrededor de este nuestra experiencia se ha organizado Tampoco comparte la ambición de algunos artistas, filósofos, escritores, que buscar una autodeterminación y el atravesamiento de un límite, intentando modificar estados de conciencia. Para Foucault por ejemplo del sujeto del que se trata es el sujeto que se reconoce como tal. Ese no es el sujeto para Lacan, por lo menos desde 1958.

La experiencia del análisis introduce la cuestión del sujeto y la de su responsabilidad, responsabilidad que la droga intenta dejar fuera de juego. La dificultad en el tratamiento del adicto es pasar de esa experiencia intransmisible a esta otra, del análisis, dado que el psicoanálisis se ocupa de ese sujeto que la ciencia excluye, y es en ese sentido una nueva torsión de la experiencia, por ser una experiencia que no propicia nuevos fantasmas2. No se trata del colmamiento del sujeto por el objeto droga, sino de su división. En tanto experiencia transmisible se trata de que el sujeto diga, lo que implica que la droga deje de cumplir esa función unificante, para convertirse en un objeto de la serie.

1 - J.A. Miller. Michel Foucault y el psicoanálisis en Revista Dispar nro. 1.

2 - J. Aleman, en Cuestiones antifilosóficas en Jacques Lacan, Argentina, Editorial Atuel, 1992.







Comentarios sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2011. Política de uso de Antroposmoderno